¿Te imaginas dejar de oír de la noche a la mañana? Es lo que puede pasarte si vives demasiado estresado. No es broma, existe la llamada sordera súbita por estrés. ¿Por qué se produce? Te lo contamos.

Las causas de la sordera súbita por estrés

En términos médicos, el estrés es la forma de nuestro cuerpo en responder a cualquier tipo de exigencias físicas y emocionales mediante la liberación de productos químicos en la sangre que den más fuerza y energía.

Por tanto, un poco de estrés puede ser una buena ayuda, especialmente cuando estás en una situación peligrosa, pero una gran cantidad de estrés puede causar estragos en tu salud, incluyendo tu capacidad auditiva.

¿Por qué ocurre esto? Básicamente se trata de la circulación. En el interior del oído existen diminutos pelos que dependen del flujo de la sangre y el suministro de nutrientes para sobrevivir. Estos pelos son en realidad pequeñas células ciliadas responsables de la audición ya que son sensibles a las ondas sonoras. Estas células pueden morir lentamente si disminuye la afluencia de nutrientes o rápidamente cuando la sangre deja de fluir por completo dentro de los oídos.

Pues bien, el estrés juega un papel importante en el retardo o interrupción de flujo sanguíneo. La sobreproducción de adrenalina puede reducir la circulación de sangre en el oído interno. Esto puede causar la pérdida repentina de la audición cuando circulaciones se detiene por completo. Por suerte cuando la pérdida de audición es una reacción repentina o instantánea es a menudo reversible con la reducción en el estrés, un retorno del flujo de sangre, y una rehabilitación de las células ciliadas a través de estímulos de sonido.

Síntomas de la sordera por estrés

Si no está seguro de si has perdido audición por culpa del estrés crónico, a continuación aquí tienes una lista de síntomas:

  • Sensación de tener las orejas llenas, bloqueadas o tapadas
  • Pérdida de la capacidad para oír frecuencias específicas
  • Presión o dolor en el oído
  • Pérdida de audición en uno o ambos oídos
  • Los sonidos están silenciados o parecen distantes

Según la Organización Mundial de la Salud, la pérdida de audición se está convirtiendo rápidamente en una de las discapacidades más comunes en el mundo. Aunque muchos tipos de pérdida de audición no se pueden prevenir, reducir los niveles de estrés puede ser beneficioso para la  salud auditiva.

Por supuesto, la mejor forma de saber si el estrés está afectando a tu capacidad auditiva es ver a un especialista.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Qué es el gluten y por qué es malo para algunos
Siguiente
Consejos para perder peso y adelgazar antes del verano