apendicitis

Reconocer una apendicitis no siempre es fácil y las consecuencias de no detectarla a tiempo pueden ser muy graves. Conociendo los síntomas de la apendicitis más comunes te será más sencillo interpretar si padeces o no esta enfermedad y en caso afirmativo llegar a tiempo al hospital para que simplemente sea una anécdota más que contar a tus amigos. 

El apéndice está ubicado cerca de la zona donde se encuentran el intestino delgado y el colon. Siempre se ha creído que esta parte de nuestro cuerpo tenía la función de ayudar a los primitivos seres humanos a digerir las grandes cantidades de vegetales que consumían. Sin embargo, a pesar de la evolución que ha sufrido nuestra especie el apéndice sigue formando parte de nosotros, funcionando como refugio para bacterias. De esta forma, propicia el crecimiento de microbios, lo que disminuye el riesgo de infección en el intestino y el colón.

La apendicitis se produce porque el apéndice se hincha y la obstrucción impide que la sangre llegue a esta zona, por lo que sus tejidos mueren. Cuando esto ocurre es necesaria una operación de urgencia para extirpar el miembro, lo que se denomina apendicetomía. Los síntomas de esta enfermedad pueden variar, por lo que no siempre son muy claros de identificar pero será más fácil reconocerlo si conocemos sus principales síntomas.

Síntomas de la apendicitis:

–          Dolor abdominal: El dolor comenzará en la boca del estómago, alrededor del ombligo y se irá desplazando hacia la parte inferior derecha del abdomen. En muchas ocasiones creemos habernos curado porque este malestar termina de pronto pero esto solo quiere decir que el apéndice se ha roto y por lo tanto el dolor volverá aumentado tras un tiempo. Además, esto puede producir nauseas, vómitos o escalofríos.

 –          Caminar encogido: Los típicos síntomas de la apendicitis como el dolor abdominal y el malestar general impedirán al enfermo caminar erguido, ya que la aflicción afectará a su espalda. De hecho, también le será imposible o muy doloroso saltar o toser. Aunque sienta estos dolores, si sospecha que puede tratarse de esta enfermedad no debería tomar calmantes, ya que podrán dificultar el diagnostico posterior del médico.

 –          Estreñimiento: Si además de las afecciones anteriores las ganas de ir al baño son muy grandes pero no consigues hacer tus necesidades probablemente estés sufriendo otro síntoma de la apendicitis. En estos casos es importante no tomar laxantes porque podrían irritar más el intestino.

–          Temperatura: Por lo general durante esta enfermedad la temperatura no pasará de los 38ºC. Sin embargo, si la fiebre aumenta podría significar que la infección ha aumentado y la situación se está agravando.

 ¡Cuidado!

Las mujeres embarazadas y los ancianos no tienen por qué experimentar los mismos síntomas de la apendicitis, lo que suele producir un retraso en el diagnóstico y un aumento del riesgo. En el caso de los ancianos la temperatura corporal no suele aumentar, mientras que en el de las embarazadas el dolor abdominal se localiza en la zona superior del abdomen.

 Si sufres los síntomas de la apendicitis:

Esta enfermedad requiere una operación de urgencia. Por lo que si crees que lo que padeces es apendicitis lo primero que debes hacer es ir a urgencias y explicarlos síntomas de la apendicitis que has experimentado. Una vez allí los especialistas te trataran en cuanto les sea posible, teniendo en cuenta el nivel de emergencia que requieres. Tras la intervención la recuperación suele ser rápida y en la mayoría de los casos con disfrutar de un tiempo de reposo y una dieta blanda el paciente queda curado.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Enfermedad de Kawasaki
Siguiente
Días fértiles para quedar embarazada