El síndrome de Chiarí es una malformación congénita del cerebelo, que aparece desplazado hacia abajo con respecto a su posición natural. Esto puede causar varios problemas debido a la compresión de los nervios. ¿Quieres conocer los síntomas del Síndrome de Chiari y cómo se diagnostica? Pues sigue leyendo.

Síntomas del síndrome de Chiari

En algunos casos malformaciones de Chiari  pueden ser asintomáticas. En el resto de casos la lista de signos y síntomas es enorme, todos ellos derivados de la presión sobre el sistema nervioso central (los síntomas afectan a funciones del sistema nervioso central) Entre todos ellos podemos citar vómitos, mareos, y vértigos; problemas de visión y de audición; insomnio y depresión; perdida de equilibrio, fallos motrices y sensitivos…

Pero si hubiese que destacar un síntoma este sería –por ser el más común y, a veces, el único- el dolor de cabeza localizado en el área occipital. Este dolor se agrava al hacer ciertos movimientos como agacharse, toser o simplemente hacer fuerza.

Aparte de los síntomas es frecuente que las personas con Chiari presenten otras anomalías. Por ejemplo, la malformación puede bloquear el flujo de líquido cefalorraquídeo que se acumularía en el cerebro causando hidrocefalia. También se asocia el Chiari a la espina bífida, la siringomielia, el síndrome de la columna anclada y a la curvatura espinal.

Diagnóstico de la malformación de Chiari

La falta de especialistas en el Chiari sigue siendo la punta de lanza de las reivindicaciones de los afectados en nuestro país, dónde según estimaciones podría haber 2.500 afectados.

La gran amplitud de síntomas que puede presentar el enfermo, o su posible ausencia, complican el diagnostico. De hecho este suele producirse mientras se busca el diagnostico de otra enfermedad.

La experiencia e intuición del médico juegan un papel fundamental para conseguir un buen diagnóstico y no achacar los síntomas a cualquier otra patología. Una vez que hay sospecha de un posible caso de Chiari, una resonancia magnética suele ser definitiva para salir de dudas.

Vale la pena destacar que a pesar de que su incidencia es superior a los límites que se imponen para que una enfermedad se considere rara, se enmarca en este grupo por su alto impacto y su dificultad de diagnóstico.

Tratamiento del síndrome de Chiari

SI la malformación es asintomática el paciente desarrolla su vida cotidiana con normalidad. En caso contrario se usa medicación para aliviar algunos síntomas como los dolores de cabeza.

En algunos pacientes puede recurrirse a la cirugía para corregir la malformación o detener la evolución del daño en el sistema nervioso central. La cirugía, que en muchos casos consiste en reducir la presión creando más espacio para el cerebelo suele dar buenos resultados, disminuyendo los síntomas y mejorando la calidad de vida del paciente.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
Qué son los cuidados paliativos y cuál es su objetivo
Next reading
Cuáles son las propiedades de la saliva buenas para la salud