Cada verano, la misma historia. Los expertos alertan del gran número de casos de quemaduras por el sol que ocurren con la llegada de las altas temperaturas, las cuales no suelen ser consideradas por los afectados como peligrosas, pero sí acarrean ciertos riesgos.

Uno de ellos es la aparición del melanoma u otro tipo de cáncer de piel, que provoca más de 22.000 muertes en Europa cada año.

Con motivo de la llegada del verano y de la celebración del Día Europeo de la Prevención contra el Cáncer de Piel (13 de junio), las autoridades insisten en que los ciudadanos deben tomar las máximas precauciones para evitar las quemaduras por el sol tras una sobreexposición a los rayos UVA y UVB.

En relación con lo anterior, te ofrecemos una serie de consejos para prevenir su aparición y evitar así males mayores.

Cómo prevenir las quemaduras por el sol

Las quemaduras por el sol pueden prevenirse con algunas medidas que se consideran apropiadas para ello:

  • Crema solar como uno de los elementos para recordar antes de salir de casa: muchas personas tienen la creencia equivocada de que la crema debe aplicarse sólo cuando se va a acudir a la playa o a una piscina, pero lo cierto es que puede ser recomendable en casi cualquier paseo que vayas a hacer a la luz del día, con un nivel de incidencia de los rayos solares.
  • Uso de cremas solares de protección amplia, que abarque los rayos UVA y UVB, con un factor superior a 30, aunque los especialistas apuntan a aquellas cremas con una protección de 50.

Respecto al uso de estos productos, conviene recordar que es conveniente que sea resistente al agua, aplicarte cada cierto tiempo y, si es de forma abundante, mejor.

  • No subestimar los días nublados: otra creencia general es que en los días nublados no se necesita crema solar y eso es falso, ya que los rayos pueden traspasar las nubes y afectar a la piel.
  • Hidratación: otra clave para este efecto es cuidar la piel mediante la ingesta de bebida abundante que ayude a la regeneración cutánea, así como alimentos con vitaminas, proteínas y antioxidantes.
  • Complementos contra el sol: las gafas de sol, los sombreros y la indumentaria para proteger de los rayos son algunas de las recomendaciones adicionales en busca de prevenir las quemaduras por el sol.

Ya es tarde, cómo tratar una quemadura por el sol en casa

Existen algunos remedios caseros sobre cómo tratar una quemadura por el sol. La leche aplicada en un paño o una gasa es un buen aliado para la piel, ya que los ácidos grasos y lácticos que la componen tienen propiedades calmantes que calman el dolor de las regiones afectadas.

La aplicación de una crema para quemaduras de sol como es la conocida como after sun es idónea también para esta finalidad.

El agua con una cucharada de vinagre es otra de las soluciones sobre cómo tratar quemaduras por el sol, así como el aloe vera, en diferentes presentaciones.

El ibuprofeno, el agua helada, el pepino o el té (frío) pueden ser otros métodos infalibles para aliviar los efectos de las quemaduras por el sol.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Qué es hipoglucemia y cómo reconocer los síntomas de bajón de azúcar
Siguiente
¿Es cierto que eructar mucho es síntoma de alguna enfermedad?