La audiometría tonal es una prueba para valorar la audición de una persona. Básicamente permite saber si alguien ha perdido audición y proporciona información sobre las posibles causas de esta perdida.

Los sonidos tienen dos características: intensidad y tono. La intensidad es lo que conocemos como volumen y el tono hace referencia a la velocidad de vibración de las ondas sonoras. Los tonos van del agudo al grave.

La audiometría tonal evalúa en cada oído los umbrales auditivos para cada tono. Es decir, la intensidad mínima que una persona puede escuchar para cada tono. Con esta prueba se detectan que personas no tienen problemas auditivos, cuales escuchan mal todos los tonos, cuales tienen problemas con los tonos agudos y cuales tienen problemas con los graves.

¿Cómo se realiza una audiometría tonal?

La audiometría tonal se hace por dos vías: la vía aérea y la vía ósea. Cada una de ellas mide la capacidad de detectar sonidos que se transmiten a través del aire y a través de los huesos de la cabeza respectivamente. Para explorar la vía aérea se usan unos auriculares, mientras que para la exploración ósea se usa un vibrador que se pone detrás de la oreja.

El audiometro va emitiendo sonidos de distinto tono e intensidad y el paciente dice para cada sonido si lo oye o no. Así se va rellenando una tabla de resultados que luego es interpretada por el especialista para detectar posibles problemas de audición. Así, como decimos, se diagnostica gente que escucha mal todos los tonos, que escucha peor los agudos que los graves o viceversa.

Cosas a tener en cuenta en una audiometría tonal

La audiometría tonal es una de esas pruebas que necesitan colaboración plena por parte del paciente. Este debe estar lo más atento posible durante la prueba para que los resultados sean concluyentes. Uno de los problemas es que el paciente no sea sincero, tal vez por vergüenza,  y diga que si está escuchando un sonido cuando en realidad no está escuchando nada.

Si la persona colabora la prueba dura unos 15 minutos, aunque si se trata de una audiometría detallada puede alargarse hasta los 45 minutos.

Una curiosidad para terminar. ¿Cómo se mide la audición en personas que no están en condiciones de colaborar? Un bebe no te dirá si oye algo o no. En esos casos se usan otros métodos más avanzados, como los potenciales evocados auditivos que miden la actividad cerebral generada por un estímulo acústico.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Los beneficios de los ejercicios de Kegel en mujeres
Siguiente
La vacuna del virus del papiloma humano