De todas las relaciones que establecemos en nuestra vida cotidiana, quizás sea la relación médico-paciente una de las más importantes. No es para menos, puesto que al médico confiamos nuestro bien más preciado: la salud. 

Qué es la relación médico paciente

Hipócrates, considerado el padre de la medicina, ya anticipo las cualidades que el médico debía reunir: conocimientos, sabiduría, humanidad y rectitud. La relación médico-paciente (RPM) se define en ámbitos sanitarios como la interacción que se produce entre un agente de salud (médicos, psicólogos, enfermeros o cualquier otro personal sanitario] y un paciente con necesidad de asistencia (usualmente también con la familia del paciente).  La relación entre el médico y su paciente es una de las bases de la ética médica contemporánea y sus bases se enseñan en todas las facultades médicas del mundo.

Sin embargo, desde sus inicios hasta nuestros días esta relación ha sufrido cambios importantes. Si en sus inicios se trataba de una relación paternalista hoy día la autonomia del paciente para gestionar su salud ha cobrado mucha más importancia.

Importancia de la relación médico paciente

La relación médico-paciente es especialmente importante en especialidades médicas como la psiquiatría o la medicina familiar, donde para el paciente es imprescindible tener confianza en su médico. Porque ya lo dijo Galeno: “cura mejor quien tiene la confianza de la gente”.

¿Por qué decimos que es tan importante la relación médico paciente? En muchos casos el correcto diagnóstico de una enfermedad se basa en la cantidad de información que pueda dar el paciente al médico, y puede ser que parte de esa información resulte comprometida o vergonzante. Imaginemos, que la enfermedad del paciente estuviese relacionada con algunos hábitos que prefiere guardar en secreto (por ejemplo, consumo de drogas a espaldas de su familia).  En ese caso sería necesario que el paciente tuviese una total confianza para sincerarse con su médico y no ocultar ninguna información que pudiera ser relevante para el diagnóstico.

Conviene saber que cualquier cosa que le digamos al médico está protegido por el secreto de confidencialidad; así que todo lo que se diga en una consulta médica queda entre el médico y su paciente (Una situación que han explotado sin excepción en todas las series de médicos). El paciente tiene derecho a recibir un trato digno, a conocer todos los detalles de su enfermedad

La relación médico-paciente afronta retos importantes como: la introducción de la tecnología (por ejemplo, ¿puede alcanzarse el mismo grado de intimidad con el médico en una tele consulta que en una consulta tradicional?); la presencia de varios especialistas durante todo el proceso de la enfermedad (cuando antiguamente el paciente era tratado por un solo médico); o los problemas de masificación de la sanidad, que obligan a dedicar menos tiempo de consulta a cada paciente. Sin duda la RPM tendrá que adaptarse a todos estos cambios, pero lo que es seguro es que seguirá siendo un pilar fundamental en la atención médica.

2 Comentarios

  • Miguel Michelena,

    Muy cierto lo que comentas sobre la confidencialidad, ya que cada paciente es un mundo. Si un paciente habla desde la sinceridad y no desde el ego, sera mas sencillo para el medico, conocer donde esta la raiz de su problema

  • Qoolife,

    La inclusión de las nuevas tecnologías de telecomunicación en Medicina, como en el caso de la teleasistencia, debe verse como una posibilidad de acercarse al paciente, y no como algo que nos aleja de él.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Anterior
    Qué son los medicamentos o fármacos genéricos
    Siguiente
    Definición de enfermedad según la OMS y concepto de salud