La diabetes mellitus tipo 2 (DM-2) se considera una enfermedad sistémica, puesto que puede causar complicaciones que afectan a diversos órganos del cuerpo. Antes de entrar de lleno en dichas complicaciones, un pequeño recordatorio de lo que es la diabetes tipo 2.

Diabetes mellitus tipo 2

Hay cuatro factores que caracterizan a la diabetes mellitus tipo dos: resistencia a la insulina, producción hepática de glucosa aumentada, secreción de insulina relativamente disminuida y alteración del metabolismo lipídico. Sin duda la de la resistencia a la insulina es la que más suele sonar a la gente. La insulina producida es incapaz de producir su acción biológica a las concentraciones habituales en personas sanas (a diferencia de la diabetes tipo 1, dónde el problema es que apenas se produce insulina), lo que produce la acumulación de glucosa en sangre.

La diabetes de tipo 2 se considera una enfermedad poli génica, lo que quiere decir que hay muchos genes implicados (la mayoría relacionada con la secreción de insulina), aunque también hay importantes factores ambientales como la obesidad.

Complicaciones de la diabetes

El exceso de glucosa en sangre que se produce en una diabetes mal controlada produce un deterioro de los vasos sanguíneos.  Las complicaciones más importantes de la diabetes mellitus tipo 2 se deben al daño en los vasos sanguíneos en diferentes partes del organismo, y son:

Nefropatía diabética: el exceso de glucosa en sangre produce alteraciones de la micro circulación renal como la hiperfiltracion glomerular y el aumento de la presión capilar glomerular que acaban conduciendo a la insuficiencia renal crónica. Los sintomas más habituales son fatiga, anemia y dificultades para concentrarse, pero pueden tardar en aparecer. Los riñones son incapaces de realizar satisfactoriamente su función de filtrar los desechos de la sangre y debe recurrirse a la hemodiálisis o al trasplante renal para evitar la muerte del paciente.

Retinopatía diabética: en la retinopatía diabética los vasos sanguíneos dañados son los de la retina. Como resultado se produce una pérdida progresiva de visión (se ve borroso, aparecen “moscas voladoras” en el campo de visión, no se ven ciertas áreas) que puede desembocar en la ceguera si no se detiene a tiempo. Por eso se recomienda que el diabético vaya al oftalmológico cada seis meses para mantener un control exahustivo sobre su salud visual.

Neuropatía diabética: se trata de la complicación más habitual en paciente diabéticos. Los médicos creen que se origina como consecuencia de la lesión de los vasos sanguíneos que irrigan los nervios. En la neuropatía diabética hay daño neurológico que produce múltiples trastornos nerviosos; generalmente adormecimiento y hormigueos en brazos y piernas, náuseas y vómitos, debilidad, problemas de micción, mareos e incluso impotencia sexual. Si se detecta a tiempo, la neuropatia puede retrasarse o evitarse.

Dermopatía diabética: es la manifestación cutánea más común de la diabetes mellitus y se manifiesta como manchas rojizas de hasta 2 cm de diámetro que se oscurecen con el tiempo y aparecen principalmente en tobillos, rodillas, muslos y antebrazos. La diabetes puede ocasionar diferentes alteraciones en la piel del enfermo, desde infecciones cutáneas hasta ampollas en las manos; además de que el tratamiento con insulina por inyecciones subcutaneas produce algunos efectos secundarios como acumulación de grasa local e hiperpigmentación.

Riesgo cardiovascular: la diabetes mellitus se asocia a mayor incidencia y peor pronóstico de eventos cardio-vasculares debido al daño que el exceso de glucosa causa sobre el corazón y los vasos sanguíneos que lo nutren. Según las estadísticas, la mortalidad coronaria en pacientes con diabetes mellitus es equivalente a la de pacientes sin diabetes pero con una enfermedad coronaria previa.  Además, la Sociedad Americana de Diabetes calcula que dos de cada tres diabéticos mueren por culpa de enfermedades de corazón.

El tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 incluye control de glucemia, con medicación y un estilo de vida adecuado (dieta especial y ejercicio). Es la mejor forma de sortear la aparición de estas posibles complicaciones.

4 Comentarios

  • Diabetes e ingesta de alcohol,

    Muchas gracias por el artículo, habitualmente recopilo información para una amiga y le envío un email cada dos o tres semanas con las lecturas que le voy seleccionando. La verdad es que llevo un tiempo haciéndolo y es la primera vez que leo vuestro blog. Me lo apunto y os empiezo a seguir para leeros a menudo.

    Muchas gracias por el artículo y que paséis un buen día 🙂
    Estefania.

    • admin,

      Gracias por el comentario, Estefania. Esperamos verte más a menudo por aquí 😉

  • Karol,

    Vuestro articulo esta perfecto, me ayudo a entender un poco más de la enfermedad que padezco, Diabetes. Muchas gracias, les seguiré muy a menudo.

    • admin,

      Nos alegra que te sirviera de ayuda, Karol. Muchas gracias por tu comentario

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Anterior
    Definición de enfermedad según la OMS y concepto de salud
    Siguiente
    Consejos para el cuidado de enfermos de Alzheimer