Muchas de las dudas cuando se padece alguna patología que impide la generación de azúcar en la sangre, como es el caso de la diabetes, versan sobre qué es la insulina, una sustancia fundamental para el tratamiento de este tipo de enfermedades.

¿Qué es la insulina?

Cuando nos preguntan qué es la insulina la definimos como la hormona que tiene un papel fundamental en el metabolismo y es generada por el páncreas.

Se trata de un elemento imprescindible para el aprovechamiento de la energía de los alimentos ingeridos, puesto que facilitan la absorción de la glucosa en las células del cuerpo, por lo que se debe administrar en caso de padecer diabetes.

La glucosa es la principal fuente de energía del organismo. Uno de los métodos principales para la obtención de la glucosa es por los alimentos, que, una vez digeridos, se convierten en nutrientes como este.

En el hígado, la insulina es la que consigue la entrada de glucosa en las células hepáticas, evitando su salida a la sangre y reteniéndola para su aprovechamiento.

La absorción de la glucosa, en última instancia, se puede decir que es fundamental para todas las actividades necesarias para la rutina diaria, como pensar, andar, hablar, etc.

La insulina cuenta con funciones muy diversas que le hacen ser un elemento fundamental para el desarrollo de las funciones orgánicas básicas, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Permite que las células hepáticas y musculares absorban glucógeno.
  • Evita que la grasa de las células sea usada para otros fines.
  • En ausencia de insulina, el cuerpo responde tomando células grasas con las que abastecerse de la energía necesaria.
  • Regula otros órganos y los ácidos grasos.
  • Modifica la actividad de las enzimas.
  • Absorción de aminoácidos y potasio.
  • Regula la excreción del sodio.

Estas son algunas de las capacidades más importantes que se asocia a la insulina, como un componente realmente importante en la actividad normal del cuerpo humano.

¿Por qué es tan necesaria la insulina para nuestro cuerpo?

La insulina, como reguladora de la glucosa de la sangre, tiene como efecto en caso de déficit un menor gusto de las comidas, una pérdida de capacidad de visión y un incremento de concentraciones de sangre.

El déficit de insulina completo puede acarrear un coma diabético y, en última instancia, la muerte en los casos en que el cuerpo ya no pueda soportar la falta de energía.

Si carezco de insulina, ¿qué puedo hacer?

En caso de que una persona no genere insulina propia, los médicos le recomendarán el empleo de lo qué es la insulina humana, la cual es sintetizada con la misma composición y estructura que la natural.

En el tratamiento de la diabetes, se emplean dos tipos de insulina, que sustituyen a la que debería fabricar el propio cuerpo con eficiencia, suministrada por lo que se conoce como bomba de insulina, que facilita la entrada de este tipo de insulina que sustituye a aquella que debería crearse por el propio cuerpo y que, por la acción de patologías como la diabetes, no lo hace.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
¿Cuáles son los síntomas del estrés laboral y cómo combatirlos?
Siguiente
Razones por las que comer rapido engorda y tiene más efectos en la salud