Es posible que lo hayas oído ya, pero hoy es Blue Monday, el que dicen que es el día más triste del año. ¿Hay alguna base científica tras esta fecha o es simplemente un timo? Vamos paso por paso.

¿Qué es eso del blue monday?

En concepto de Blue Monday se lo debemos al psicólogo. Cliff Arnall, que en 2005 dijo haber descubierto una fórmula para calcular cuál era el día más deprimente del año. La fórmula era la siguiente:

[W + (D – d)] x T^Q / M x Na

Donde:

  • W es el tiempo atmosférico
  • D son las deudas
  • D es el sueldo mensual
  • T es el tiempo transcurrido desde Navidad
  • Q es el tiempo desde que abandonamos los propósitos de año nuevo
  • M son los bajos niveles de motivación
  • Y Na es el sentimiento de necesidad de hacer algo

Ya solo ver la formula escama a cualquiera que sepa un poco de matemáticas. De todos modos, su aplicación trajo como resultado que el día más deprimente del año era el tercer lunes de enero. Como día más deprimente del año era un nombre poco atractivo, decidieron cambiarlo por Blue Monday. Los medios de comunicación, siempre ávidos de noticias curiosas, empezaron a darle bombo a la noticia y muchas empresas intentaron sacar algún beneficio.

Los factores que supuestamente contribuyen al Blue Monday son el tiempo invernal (algo que en España al menos este año no hemos notado mucho), la cuesta de enero, que deja nuestros bolsillos vacios, la lejanía de las futuras vacaciones y el hecho de que a estas alturas del año ya hemos renunciado a la mayoría de nuestros propósitos de año nuevo.

Por mucho que los medios de comunicación nos taladren con la fecha de marras, el Blue Monday es considerado pseudociencia más que una formula fiable. En términos simples no hay realmente ninguna prueba válida que Blue Monday sea real.

No obstante, si es verdad que el tiempo invernal puede influir negativamente sobre nuestro estado de ánimo. En estos casos los expertos aconsejan:

Aprovechar la luz. La luz natural ayuda a estabilizar la serotonina y endorfina, ambas hormonas relacionadas con el bienestar y la felicidad.

Hacer ejercicio. Cualquier actividad física impulsa la liberación de endorfinas. Así que por muchas ganas que tengas de quedarte en casa con la manta te recomendamos salir a correr al menos un rato siempre que puedas.

1 Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
¿El cáncer es hereditario sí o no? Lo que dice la ciencia
Siguiente
Los 9 tipos de medicamentos según su formato