protesis de cadera

¿Por qué las prótesis de cadera y las prótesis de rodilla son las más habituales en personas mayores?

La cadera y la rodilla soportan buena parte del peso corporal, aparte de su importancia en la locomoción humana.  Son, por tanto, dos de las “piezas” de la maquina humana que más están más sometidas a esfuerzos y las que más tienden a romperse, especialmente a partir de edades avanzadas. Ambas piezas sufren tensiones por tres diferentes motivos:

  • Distribución de la carga: tensiones de contacto por compresión y cizalladura.
  • Movimiento bajo la carga (se necesita lubricación natural para atenuar el efecto de la fricción entre superficies).
  • Control del movimiento bajo carga.

Tipos de prótesis de cadera y de rodilla

Cuando se producen roturas en huesos puede ser necesario recurrir a una prótesis o implante. Las prótesis son sistemas artificiales diseñados para ser introducidos quirúrgicamente en el aparato locomotor con funciones de sustitución, de soporte o de apoyo.

En el caso de roturas de cadera y de rodilla existen las prótesis totales de cadera (PTC) y las prótesis totales de rodilla (PTR) respectivamente. Las prótesis están sometidas a las mismas tensiones que los huesos a los que sustituyen por lo que deben estar diseñadas para soportarlas lo mejor posible. Estas prótesis se hacen con biomateriales, que son biocompatibles, resistentes al medio interno y mecánicamente adecuados.

La PTC  se compone de cotilo, que se acopla al acetábulo (hueco de la pelvis donde se acopla la cabeza del fémur) y vástago femoral (puede ser cementado o sin cementar). En el caso de la PTC  es especialmente importante el encaje de la prótesis con el acetábulo. Los objetivos son disminuir el desgaste, evitar que la prótesis se salga de su sitio y aumentar la amplitud articular sin comprometer la estabilidad intraprotésica.

La PTR tiene componente femoral, componente tibial y componente rotuliano. Para este tipo de prótesis quedan varios problemas por resolver, por ejemplo aun hay que reproducir la cinemática de la rodilla, para recuperar la rotación e hiperflexion, y también hay que reducir las infecciones. Existen múltiples diseños de PTR, los principales son el CR, el que se conserva el ligamento cruzado posterior (LCP); PC, donde se sustituye el LPC; y MB, que es una plataforma móvil. Según los estudios clínicos no hay diferencias significativas entre CRs y PCs en cuanto a satisfacción de los pacientes y supervivencia del implante.

La implantación de una prótesis de cadera o de rodilla no está exenta de complicaciones, como infecciones o inestabilidad del implante, pero gracias a los nuevos materiales y a los nuevos diseños la supervivencia de las prótesis ha aumentado mucho en los últimos años.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Causas del gigantismo y síntomas de la enfermedad
Siguiente
Primeros síntomas del VIH en hombres y en mujeres