La operación de cataratas es una de las intervenciones más habituales llegados a cierta edad. Muchos de los pacientes que tienen que someterse a esta operación se preguntan cuáles son sus posibles complicaciones y cómo es la recuperación.  Por eso en este post vamos a desvelar las principales complicaciones de la operación de cataratas, así como otras cosas que conviene saber sobre el postoperatorio.

Operación de cataratas: complicaciones

Antes de hablar sobre las complicaciones de la cirugía de cataratas conviene enviar un mensaje tranquilizador: el riesgo de complicaciones graves es muy bajo y las complicaciones más habituales son fácilmente tratables y no dejan secuelas.

Dicho esto, las posibles complicaciones son las siguientes:

Visión borrosa

El principal problema que puede ocurrir después de la cirugía de cataratas es la llamada opacidad de la cápsula posterior. En aproximadamente el 20 por ciento de los pacientes, la porción posterior de la cápsula se vuelve turbia durante la recuperación de la cirugía de cataratas o incluso meses más tarde. Esto ocurre por un crecimiento de células epiteliales para tratar de “aislar” la lente que se ha introducido en el ojo (no deja de ser un cuerpo extraño para el organismo).

Por suerte, un procedimiento que usa un láser puede restaurar rápidamente la visión después de la opacificación de la cápsula posterior.

Otras complicaciones de la operación de carataras

Otras complicaciones de la cirugía de cataratas son mucho menos comunes, pero pueden incluir los que se enumeran a continuación:

Durante la operación:

  • Incapacidad para la catarata por completo
  • Desgarros en la capsula del cristalino
  • Sangrado dentro del ojo
  • Caída de parte de la catarata en la parte posterior del ojo
  • Daños en otras partes del ojo, tales como la capa externa transparente del ojo (córnea)

Después de la operación:

  • hinchazón y enrojecimiento (inflamación) en el ojo
  • inflamación de la retina (se conoce como edema macular cistoide). Es decir,  se acumula líquido entre las capas de la retina, en la parte posterior del ojo, a veces afectando la visión
  • Hinchazón de la córnea. Consiste en la acumulación de líquido en la córnea, en la zona frontal del ojo. Por lo general, esta acumulación se despeja con el tiempo.
  • Desprendimiento de Retina. Una complicación poco frecuente en que la retina (la capa de las células nerviosas que está dentro de la parte posterior del ojo) se separa de la pared interior del ojo
  • Infecciones en el ojo – tales como endoftalmitis (una infección bacteriana atípica)

Pero como hemos dicho, todas estas complicaciones, amén de poco frecuentes son fácilmente tratables.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Síntomas de osteoporosis en las mujeres y cómo prevenirlos
Siguiente
Hemocromatosis hereditaria: diagnostico, síntomas y tratamiento