Según el Doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de tabaco genera la muerte de más de 8 millones de fumadores por año. Se estima que al menos 60.000 menores de 5 años de edad fallecen por infecciones en las vías respiratorias producto de aspirar humo ajeno.

Consumo de tabaco en España

Conforme al último estudio sobre las tendencias mundiales del consumo de tabaco llevado a cabo por la OMS, el 22% de la población española mayor de 15 años fuma diariamente y el 2% son fumadores ocasionales.  Las estadísticas del Ministerio de Sanidad arrojan datos similares: casi el 25% de los hombres y el 18% de las mujeres son fumadores habituales.

Según las cifras oficiales de este organismo, las muertes por tabaquismo ascienden a 52.000 por año. Sin embargo, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo afirmó que al menos 69.000 españoles mueren de forma prematura por esta causa anualmente.

¿Cuáles son los mejores métodos sin fármacos para abandonar este mal hábito?

Si bien algunos fumadores recurren al consumo de medicamentos para abandonar el cigarrillo, estas sustancias suelen ser perjudiciales para la salud y no aseguran resultados permanentes. Existen métodos sin fármacos muy efectivos para dejar de fumar.

Hipnosis

La hipnosis es uno de los métodos naturales más seguros y eficaces para dejar de fumar tabaco. No presenta ningún tipo de efecto secundario en la salud. Por lo tanto, no tiene contraindicación médica.

Existen diversas técnicas de hipnosis. El Método Jorge Masó, basado en la Hipnosis Clínica Despierta, la Relajación y la Motivación, es el más popular en el territorio español. Jorge Masó realiza sesiones en diferentes ciudades del país cada mes.

En estos encuentros él les explica a los asistentes cómo reprogramar y controlar sus propias mentes para ponerle fin a este hábito perjudicial para la salud. Los interesados pueden reservar su plaza en su página web.

Terapia Cognitivo Conductual

En el 2020 los expertos Pérez Pareja y García Pazo realizaron una investigación denominada “Dejar de fumar, terapia cognitivo-conductual y perfiles diferenciales con árboles de decisión”. Ese estudio arrojó como resultado que la Terapia Cognitivo Conductual tiene un 86.4% de efectividad en fumadores que presentan síntomas de ansiedad o depresión.

En aquellos individuos que presentaron niveles elevados de ira, la adherencia al tratamiento alcanzó el 100%. Además de la terapia individual, los consumidores pueden concurrir a grupos de autoayuda para conocer a otras personas que están atravesando por la misma situación y brindarse apoyo mutuo.

Ejercicio y práctica mente-cuerpo

Mantener el cuerpo en movimiento y controlar los pensamientos es fundamental para abandonar un hábito perjudicial como el consumo de tabaco. La meditación y la práctica regular de yoga le permiten a la persona tomar mayor consciencia de su estado de salud general y recuperar el dominio de su organismo.

Acupuntura

La acupuntura es una práctica de medicina tradicional china que consiste en insertar finas agujas en lugares estratégicos del cuerpo. Si bien fue concebida como una técnica para equilibrar la fuerza vital, actualmente se utiliza para actuar sobre el sistema nervioso.

Para combatir el tabaquismo se insertan agujas de 0.3 milímetros en puntos específicos de las orejas. De esta manera se logra una reducción de la ansiedad y el fumador pierde el deseo de consumir tabaco.

Homeopatía

Teniendo en cuenta el efecto placebo que provoca la homeopatía en las personas que creen en ella, hay en el mercado productos homeopáticos que resultan de la combinación de algunas hierbas que pueden ser beneficiosos para reducir la ansiedad que lleva a la persona a fumar. Por lo tanto, ayudan a reducir el consumo de tabaco.

La valeriana y el regaliz tienen propiedades relajantes, la pasiflora reduce los efectos del síndrome de abstinencia, y el jengibre disminuye las náuseas y actúa como desintoxicante. Por otro lado, el ginseng inhibe la liberación de dopamina, neurotransmisor que genera una sensación de bienestar cuando se consume nicotina.

Se debe tener precaución al momento de consumir preparados medicinales de este tipo, ya que algunas sustancias pueden ser peligrosas. En muchos productos para dejar de fumar se utiliza una planta llamada lobelia que es tóxica, si no se respetan las dosis adecuadas. Antes de comenzar un tratamiento de este tipo, se debe visitar a un profesional de la salud.

¿Es mejor abandonar el hábito radicalmente o de forma paulatina?

El debate respecto a si es mejor abandonar el tabaco abruptamente o de manera gradual no tiene una respuesta universal aplicable a todos los consumidores. Si la persona lo quiere dejar sin ayuda, la forma más conveniente dependerá del grado de dependencia al cigarrillo que tenga la persona.

Un fumador que consume una gran cantidad de tabaco a diario puede sufrir fuertes síntomas de abstinencia al dejar de fumar repentinamente. En estos casos se recomienda una reducción paulatina del consumo para evitar recaídas.

Por otro lado, un fumador ocasional que consume cantidades reducidas de tabaco no experimentará graves consecuencias al abandonar este hábito de forma inmediata. Por lo tanto, puede dejar de fumar de forma abrupta.

 

Por el contrario, con el Método Jorge Masó que hemos mencionado previamente, gracias a la hipnosis se puede dejar de fumar en una única sesión, sin recaídas, ni mal humor, ni efectos secundarios, ya que es completamente natural.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
¿Cuáles son las principales enfermedades auditivas y qué tratamientos tienen?
Siguiente
Principales enfermedades del oído