Hoy se celebra el Día Mundial de la Hepatitis, una fecha que pretende visibilizar una enfermedad que según las estadísticas afecta a 1 de cada 12 personas, aunque muchas permanecen sin diagnosticar.

La hepatitis es una enfermedad relacionada con el hígado. Exactamente, el término significa inflamación del hígado, y se produce por un virus conocido como virus de la hepatitis C. Existen otros dos tipos de hepatitis, la hepatitis A y la hepatitis B, pero quizá la hepatitis C sea la más peligrosa porque es la que más posibilidades tiene de convertirse en crónica o en cirrosis.

La mayoría de los infectados desconocen que han contraído esta enfermedad hasta que ya se ha convertido en un problema de gravedad, por lo que es importante conocer cuáles son los síntomas de la hepatitis C en hombre y mujeres.

Cuáles son los síntomas de la hepatitis C en hombres y mujeres

Se puede afirmar que los síntomas de la hepatitis C son idénticos en hombres y mujeres. De hecho, la gran mayoría de los pacientes permanecen asintomáticos durante más de 20 años después de haber contraído la enfermedad. La hepatitis C se desarrolla de forma lenta, infectando el hígado y destruyéndolo poco a poco, y mostrando los síntomas únicamente en las fases más avanzadas de la enfermedad.

Síntomas principales

Los síntomas de la hepatitis C, que aparecen cuando la infección es más aguda, son:

  • Malestar general.
  • Náuseas y vómitos.
  • Ictericia, color amarillento de la piel.
  • Picazón en el cuerpo.
  • Dolor abdominal en la región hepática.
  • Hinchazón abdominal.
  • Heces de color arcilla o pálidas.
  • Orina turbia.

Estos síntomas serían los mismos en caso de que la hepatitis C llegue a ser crónica o a convertirse en cirrosis, aunque los tiempos de aparición de los síntomas varían mucho de un paciente a otro.

Transmisión de la hepatitis C

En la actualidad, es extremadamente complicado que el contagio se produzca a través de una transfusión de sangre, o mediante cualquier contacto directo con la sangre de un infectado. Por eso, la transmisión se da sobre todo entre usuarios que usan drogas inyectables, al compartir las agujas entre varias personas.

También existen otras vías de contagio menos habituales, como las relaciones sexuales el trasplante de órganos infectados, hemodiálisis, accidentes en hospitales, tatuajes, piercings, o la transmisión de una madre a un feto.

Tratamiento

En muchas ocasiones, la hepatitis es una infección que pasa desapercibida y que es superada por el propio sistema inmunológico de la persona, por lo que nunca llega a saber que la contrajo. Incluso si no es superada, puede acabar siendo crónica, y presentar, o no, síntomas de diversa gravedad.

El tratamiento de la hepatitis C se enfoca a evitar que la infección se convierta en cirrosis o en insuficiencia hepática. Para ello, se aplica una amplia gama de antivirales que actualmente logra una alta tasa de curación en los pacientes.

Como ves, es complicado llegar a la conclusión de que se padece esta enfermedad a pesar de saber cuáles son los síntomas de la hepatitis C en hombres y mujeres. Como siempre, la clave de la buena salud reside en la prevención, y en la consulta a un profesional de la salud ante la menor sospecha. ¿Conocías los síntomas de la hepatitis C? ¿Sabías que puede darse sin presentar sintomatología en más de 30 años? Déjanos tu comentario.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
¿Cómo es el postoperatorio de la operación de cataratas?
Siguiente
¿Cuál es el secreto de la eterna juventud? Prevenir el envejecimiento