Hace tiempo dedicamos un post a las posibles complicaciones de la operación de cataratas. Hoy queremos volver sobre la operación de cataratas resolviendo una de las dudas más frecuentes: ¿Cómo es el postoperatorio de la operación de cataratas?

Cuidados en el postoperatorio de una operación de cataratas

Lo repetimos, la operación de cataratas consigue resultados positivos en un altísimo porcentaje de casos. Las complicaciones son infrecuentes y, en caso de haberlas, suelen solucionarse sin problemas. No obstante, como después de cualquier intervención, es necesario tener unos ciertos cuidados tras la intervención.

El objetivo de estos cuidados es minimizar cualquier riesgo de complicación y contribuir a que el ojo cicatrice cuanto antes. Tras la operación el paciente se reunirá con el oftalmólogo al día siguiente y a la semana para ver como evoluciona. Es posible que le mande un colirio y un antinflamatorio.

Durante los primeros días es normal que el paciente aun no vea del todo bien (la vista necesita un tiempo para adaptarse) y sienta algunas molestias como picores o visión de halos. Hay que evitar tocarse el ojo o restregárselo, y hacer movimientos bruscos. Se ha comprobado que los gérmenes que pueden infectar el ojo tras la operación proceden en la mayoría de los casos de los parpados y pestañas del propio paciente. Tampoco es recomendable maquillarse al menos unos días. Lo importante es que nada entre en el ojo.

En la primera semana se recomienda salir a la calle con gafas de sol (el ojo aún está sensible) dormir con un protector rígido en el ojo para evitar golpes accidentales. El paciente puede ir retomando su actividad cotidiana, evitando la práctica de deportes acuáticos y el levantamiento de pesos.

La siguiente revisión se realiza al mes de la operación. Puede ser el momento para prescribir unas gafas correctoras. Por ejemplo, si la lente intraocular que se le ha implantado es monofocal pensada para la visión lejana se corregirían los problemas de miopía que tuviese el paciente, pero posiblemente necesite usar gafas de cerca para leer porque el cristalino ya no tiene capacidad de acomodación para enfocar bien de cerca. En cambio, con las lentes intraoculares multifocales se tiene una buena visión tanto de lejos como de cerca.

Motivos por los que acudir al médico

El paciente debe acudir al oftalmólogo lo antes posible si presenta alguno de estos síntomas: dolor intenso en el ojo operado, disminución brusca de la visión, ojo extremadamente rojo, visión doble, secreción ocular abundante y de tono amarillento.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Qué es la fiebre amarilla y cómo se transmite en humanos
Siguiente
Cuáles son los síntomas de la hepatitis C en hombres y mujeres