Las infecciones hospitalarias, también conocidas como infecciones nosocomiales o intrahospitalarias, son infecciones que el paciente adquiere durante su estancia en el hospital. La OMS nos da una definición más específica: Una infección contraída en el hospital por un paciente internado por una razón distinta de esa infección. Una infección que se presenta en un paciente internado en un hospital o en otro establecimiento de atención sanitaria en quien la infección no se había manifestado ni estaba en período de incubación en el momento del ingreso. Comprende las infecciones contraídas en el hospital, pero manifestadas después del alta hospitalaria y también las infecciones ocupacionales del personal hospitalario.

 

Suponen un riesgo para la salud del paciente, sobre todo para los inmunodeprimidos, con consecuencias que van desde la prolongación de la estancia hospitalaria hasta la muerte. Este tipo de infecciones puede deberse a negligencias hospitalarias, como fallos en la esterilización del material hospitalario, mala praxis o falta de higiene en las instalaciones. El paciente debe saber que tiene la posibilidad de cobrar una indemnización en caso de que la negligencia médica sea probada. En esos casos, lo mejor es dejarse asesorar por un abogado especialista en derecho sanitario. 

¿Qué bacterias están detrás de las infecciones hospitalarias?

Staphylococcus aureus

 

El Staphylococcus aureus (MARSA) es una de las principales causas de infecciones hospitalarias. El estafilococo es un tipo de bacteria que se encuentra en la piel humana, en la nariz, la axila, la ingle y otras zonas. Aunque estos gérmenes no siempre causan daño, pueden hacernos enfermar en determinadas circunstancias. Por ejemplo, si la defensas están bajas (algo frecuente en pacientes de hospital). El S. aureus es la principal causa de infecciones de la piel y los tejidos blandos, como abscesos, forúnculos y celulitis (piel roja, hinchada, dolorosa y caliente). Los gérmenes de S. aureus también pueden causar infecciones más graves, como neumonía, infecciones del torrente sanguíneo, endocarditis (infección del revestimiento interno de las cámaras del corazón y de las válvulas cardíacas) e infecciones de huesos y articulaciones.

 

El S. aureus se transmite por contacto con sangre o fluidos corporales infectados, en la mayoría de los casos a través de las manos contaminadas.También se puede transmitir por objetos cotidianos que hayan sido contaminados (toallas, ropas, tiradores…) o por inhalación de gotitas infectadas que se dispersan al estornudar o toser. 

El tratamiento depende del tipo de infección causada por la bacteria. Cuando se recetan antibióticos, se seleccionan en función de las pruebas de laboratorio de la bacteria y pueden ser de más de un tipo. Las bacterias estafilocócicas son muy adaptables, y muchas variedades se han vuelto resistentes a uno o más antibióticos. El aumento de las cepas de estafilococos resistentes a los antibióticos -a menudo descritas como MARSA- ha llevado al uso de antibióticos por vía intravenosa, con el potencial de más efectos secundarios.

 

Serratia marcescens

Serratia marcescens es una especie de bacteria conocida por ser un patógeno altamente oportunista que suele estar implicado en infecciones hospitalarias.  Antes se pensaba que Serratia marcescens era un organismo completamente inofensivo, pero ahora sabemos que Serratia marcescens es una causa común de infecciones humanas en el tracto respiratorio, el tracto digestivo y en la infección de heridas. De hecho, se cree que S. marcescens es responsable de aproximadamente el 2% de todos los casos documentados de infección hospitalaria.

La Serratia marcescens se encuentra comúnmente en el medio ambiente, particularmente en condiciones de humedad constante donde crece rápidamente. Puede verse con frecuencia en las esquinas de los azulejos y las duchas o en la línea de agua de la taza del váter, donde aparece como un residuo rosado o anaranjado. Los inodoros que no se usan con frecuencia son el caldo de cultivo ideal para esta bacteria, debido al agua estancada en la taza.

La limpieza periódica de todas las superficies con un limpiador o desinfectante a base de lejía es la herramienta de prevención más eficaz. Se sabe que la serratia marcescens es muy resistente a la mayoría de los antibióticos de primera generación, como la penicilina. Esto incluye medicamentos de uso común como la amoxicilina, la ampicilina y una serie de otros medicamentos de cefalosporina. Esta resistencia a los antibióticos ha hecho que las infecciones por S. marcescens sean algo difíciles de tratar con eficacia.

Otras bacterias que pueden causar infecciones nosocomiales

Las enterobacterias, incluidas Escherichia coli, Klebsiella, Salmonella y shigella, constituyen la mayor proporción de organismos causantes de infecciones del sitio quirúrgico. Una infección de la zona quirúrgica puede ir desde una secreción de la herida limitada espontáneamente en los 7 a 10 días siguientes a la operación hasta una complicación postoperatoria que ponga en peligro la vida, como una infección del esternón tras una operación a corazón abierto.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Enfermedades que puedes coger en el hospital y cómo tratarlas
Siguiente
El colágeno hidrolizado para el tratamiento de enfermedades articulares