El Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), que también se conoce como encefalomielitis miálgica es una enfermedad neurológica cuyo principal síntoma es causar una fatiga severa experimentada como agotamiento y poca resistencia), problemas neurológicos debilitantes y una variedad de síntomas muy parecidos a los de la gripe. En este post veremos los síntomas y grados del síndrome de fatiga crónica. 

Muchos observadores médicos han señalado que el SFC a menudo parece ser “provocado” por algún acontecimiento estresante, pero con toda probabilidad, la condición era previamente latente. Algunas personas parecen tener SFC después de una infección viral, o una lesión en la cabeza, o la cirugía, el uso excesivo de antibióticos, o algún otro evento traumático. Sin embargo, es poco probable que estos eventos por su cuenta podrían ser una causa primaria.

Síndrome de Fatiga Crónica: grados

Se consideran tres grados en el SFC, son los siguientes:

Leve: el enfermo es capaz de cuidar de sí mismo, pero puede necesitar días de baja laboral para descansar.

Moderada: es posible que el enfermo tenga movilidad reducida y sus síntomas pueden variar; es posible que también vea perturbados sus patrones de sueño y tenga necesidad de dormir durante la tarde.

Severa: el enfermo es capaz de llevar a cabo las tareas diarias mínimas, como lavarse los dientes, pero su movilidad de ha visto notablemente disminuida. También aparecen dificultades para concentrarse.

Por suerte la mayoría de los casos de síndrome de fatiga crónica son leves o moderados, pero hasta una de cada cuatro personas con SFC experimenta síntomas graves.

Síndrome de Fatiga Crónica: síntomas

El síntoma principal del SFC es el cansancio extremo. La enfermedad se diagnostica cuando este cansancio es:

  • Es nuevo.
  • No tiene motivos aparentes.
  • Dura al menos seis meses.
  • No se alivia con el reposo en cama.
  • Es tan intenso que impide participar en ciertas actividades.

Además del cansancio, el paciente con SFC debe cumplir con al menos cuatro de estos criterios menores:

  • Malestar post-esfuerzo (PEM)
  • Dolores musculares
  • Dolor en articulaciones, pero sin inflamación
  • Problemas de memoria o de concentración
  • Nodos linfáticos palpables en áreas del cuello o axilas
  • Dolores de garganta frecuentes
  • Dolores de cabeza
  • Sueño no reparador

La enfermedad es muy variable en su duración. Algunos pacientes se recuperan después de un año o dos. Más a menudo, aquellos que se recuperan son más propensos a hacerlo de 3 a 6 años después de su inicio. Otros pueden recuperarse después de una década o más. Sin embargo, para algunos, la enfermedad parece simplemente persistir durante toda la vida

Estos son los grados y síntomas  del Síndrome de Fatiga Crónica. Si la información te ha parecido interesante, compártela en las redes sociales.

6 Comentarios

  • miguel,

    Hola buenas tardes soy miguel tengo el simdrome de vernicke ademas de pasar la hepatitis B mi pregunta es donde puedo acudir para conseguir tramitar una discapacidad gracias

    • El Blog de la Salud,

      Hola, Miguel, lo desconocemos. Te recomendamos que consultes la página web del Ministerio de Sanidad o contactes con ellos directamente para preguntar.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Anterior
    Cómo se contagia la Hepatitis C: formas de transmisión
    Siguiente
    Primeros síntomas y signos de la menopausia en la mujer