Como hemos visto en anteriores post, el sobrepeso es un riesgo innecesario para la salud. Sin embargo, su determinación al igual que su tratamiento deben ser realizadas por especialistas que determinen el problema y como solucionarlo adecuadamente, ya que este problema es individual, y cada persona es distinta de las demás. Sin embargo, la presión social a la que nos vemos sometidos, en particular las mujeres, ocasiona el recurrir por su propia cuenta a las llamadas dietas milagro, o dietas para adelgazar rápido, buscando recuperar de forma inmediata la figura perdida. Esta situación es muy frecuente después de épocas estivales en las que se come más de la cuenta o se ingieren alimentos poco frecuentes en el día a día. El peor periodo del año donde más se recurren a estas dietas milagro para adelgazar rápido en la llamada “operación bikini”, donde principalmente las mujeres se someten a estrictas dietas para adelgazar rápido y lucir tipo durante el verano. Sin embargo, y dadas las nuevas tendencias sociales de culto al cuerpo, la operación bikini se está extendiendo también al ámbito masculino, entre los hombres con adicción al gimnasio sobre todo.

¿Qué son las dietas milagro para adelgazar rápido?

Las dietas milagro para adelgazar rápido no son más que dietas severas y restrictivas, que fuerzan al organismo a consumir sus propias reservas para sobrevivir, con el consecuente adelgazamiento del individuo. Estas dietas aportan niveles de nutrientes mínimos para no desfallecer en el intento, y son muy dañinas para nuestro organismo. En primer lugar, la restricción de nutrientes a la que se ve sometido el organismo provoca alteraciones en su propio funcionamiento. Al intentar obtener energía de compuestos que no son los habituales, como por ejemplo de las proteínas, el cuerpo produce residuos que son tóxicos para el propio organismo, como por ejemplo los cuerpos cetónicos, los cuales presentan una elevada toxicidad que puede llegar a ser mortal, como es el caso del coma cetoacidótico. Por otro lado, la falta de nutrientes esenciales para el organismo, inclusive la falta de proteínas en algunas dietas milagro, también genera graves alteraciones en el organismo con fatales consecuencias. Otro factor en contra de las dietas milagro para adelgazar, y que habitualmente no se tiene en cuenta es que el organismo se defiende contra estas dietas milagro. Cuando reducimos la ingesta de nutrientes para obligar al organismo a consumir sus reservas, nuestro cuerpo no concibe que queremos adelgazar para estar más guapos en la playa, sino que estamos sufriendo una situación de necesidad, por lo que se prepara para aumentar la eficiencia en la absorción de nutrientes cuando estos son ingeridos. Esto se traduce en que cuando normalizamos la ingesta de nutrientes tras una dieta para adelgazar rápido, se produce lo que se conoce como efecto rebote, que es un incremento de peso que puede superar el estado anterior a la dieta milagro.

Por lo tanto, las dietas milagro para adelgazar rápido no sólo son dañinas para nuestro cuerpo, sino que además son totalmente infructuosas.

¿Cómo puedo evitar el sobrepeso y las dietas milagro?

Las claves para mantener nuestro peso ideal son sencillas y al alcance de todo el mundo. Mantener una dieta variada y equilibrada, rica en frutas, verduras, y cereales, y sin que falten la carne, el pescado, los huevos y los lácteos te asegurará un aporte completo de todos los nutrientes que tu organismo necesita. Evitar la bollería industrial, los productos azucarados y las grasas saturadas mejorará tu salud y te ayudará a mantener tu peso. Además, hay que realizar ejercicio físico al menos cuatro veces por semana durante media hora, aunque si puedes hacerlo a diario mucho mejor. Estos sencillos consejos, que están al alcance de todo el mundo, son la clave para mantener tu peso, y tu salud, de forma duradera y sin sacrificios.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Biopsia selectiva del ganglio centinela: ¿qué es? ¿Cómo se hace?
Siguiente
La era de la tele-epidemiologia: control epidemiológico a distancia