La fibromialgia es una enfermedad sin cura, pero un tratamiento adecuado puede mejorar de forma notable la calidad de vida del paciente. Modificar los hábitos de vida es uno de los factores en los que más inciden los especialistas, con un papel destacado de la dieta. Te explicamos cuál es la mejor alimentación para personas con fibromialgia.

Fibromialgia: alimentación adecuada

Es sabido desde hace tiempo que la comida afecta al funcionamiento de nuestro organismo. Independientemente del estado de salud, comer una dieta saludable puede darle energía al cuerpo y aumentar la inmunidad.

Sin embargo, hasta la fecha no se ha diseñado una dieta específica para la fibromialgia. No es de extrañar ya que cada paciente tiene su propia colección de síntomas. El mejor abordaje es adaptar los cambios dietéticos a cada enfermo.

La comida orgánica, no adulterada por pesticidas sintéticos y fertilizantes, es una buena manera de comenzar (por suerte ya existen fertilizantes sin riesgo para la salud humana, como los de Symborg). La dieta ideal incluye incluya frutas y verduras orgánicas frescas, grasas saludables (como coco y aceite de coco, aguacate y nueces crudas), lácteos (mejor si proceden de vacas alimentadas con pasto) y pequeñas cantidades de proteína magra en las comidas.

Aunque cada persona es un mundo, como decimos, existen ciertos alimentos o grupos de alimentos que parecen perjudiciales para los enfermos. Estos son los que se citan de forma más habitual:

  • Este edulcorante parece exacerbar los síntomas de la fibromialgia. La explicación científica es que está sustancia estimula los receptores de dolor NMD, ayudando a su cronificación. Algunos expertos sostienen que eliminarlo de la dieta tiene un gran impacto.
  • Glutamato monosódico (MSG). Aditivo potenciador del sabor que aparece en muchos congelados y alimentos precocinados. Los expertos creen que al igual que el aspartamo puede intensificar el dolor mediante la estimulación de los receptores NMDA.
  • Carnes rojas. Las carnes rojas tienden a ser altas en grasas saturadas. Éstas interfieren con la circulación y aumentan la sensibilidad al dolor, además de ser más difíciles de digerir.
  • Los pacientes con fibromialgia deben evitar los alimentos fritos por completo, ya que contribuyen a la fatiga, inhiben la circulación y aumentan la sensibilidad de las terminaciones nerviosas al dolor.
  • Cafeína. La cafeína es una bebida estimulante, por lo que muchos pacientes de fibromialgia la usan para aumentar su energía. Sin embargo, este efecto es pasajero y viene seguido de un efecto sedante que puede ser más potente, amplificando la fatiga del enfermo.

El consejo que suelen dar todos los nutricionistas es llevar un diario de alimentos. Se anima al enfermo a anotar todo lo que come a lo largo del día, acompañándolo de su percepción de los síntomas. De ese modo se puede saber qué alimentos calman los síntomas y cuáles los exacerban.

 

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
Qué son las prostaglandinas y cuál es su función
Next reading
Qué hacer ante una bajada de tensión arterial puntual