Muchos avances tecnológicos y científicos hacen que contemos con unos tratamientos muy sofisticados y eficaces para resolver dolencias que años atrás eran intratables. Sin embargo, en muchas ocasiones los cuidados paliativos resultan ser la atención más importante para quienes padecen graves enfermedades, como el cáncer en las etapas avanzadas.

Los cuidados paliativos son tratamientos que no intentan curar una enfermedad sino mejorar la calidad de vida del paciente. Consisten en aliviar los síntomas o los efectos secundarios del enfermo que sufre una grave enfermedad y no tiene posibilidades de curación. En el caso del cáncer estos cuidados comienzan desde que se realiza el primer diagnóstico y continuarán durante toda su vida. El fin no es curar sino prolongar la vida en la medida de lo posible y hacerlo en las mejores condiciones.

¿En qué consisten los cuidados paliativos?

  • Dolor: Los cuidados paliativos durante el cáncer tratan de aliviar los síntomas y las molestias ocasionadas tanto por la enfermedad como por la medicación o los tratamientos administrados al paciente. Cualquier profesional médico puede encargarse de ello pero existen especialistas en cuidados médicos de apoyo que pueden recomendar al médico de atención primaria la mejor forma de evitar el dolor  u otros síntomas molestos.
  • Bienestar: Es obvio que los médicos buscarán mejorar la salud del paciente pero también es importante asegurar el bienestar emocional o psicológico de los afectados. En estos casos lo más común es que el enfermo se tenga que enfrentar al que el final de su vida se acerca, algo duro para cualquier persona. Los cuidados paliativos durante el cáncer tratan de ayudar de forma personal a cada persona que se encuentra en esta situación. De esta forma, tratarán de hacer sentirse tranquilo y cómodo al paciente a pesar de sus circunstancias, actuando como un guía espiritual. Algunas personas le cuentan al especialista sus sentimientos o emociones (lo que a veces no quieren contarle a sus familiares y amigos) mientras que otros no quieren mostrar sus sentimientos pero acceden a  desarrollar actividades como pintar o escuchar música, en todo caso formas de controlar sus sentimientos.
  • Información: Los pacientes son conscientes de la situación que viven y quieren saber qué es lo que les ocurre. Los cuidados paliativos durante el cáncer intentan mantener al enfermo al tanto de los tratamientos a los que se les somete para que estén tranquilos y dispongan de toda la información sobre lo que pasa en su organismo. Se explica a los enfermos todo lo que quieran saber y de forma en que lo entiendan, esto también les ayuda a comprender lo que están viviendo y sentirse más seguros.
  • Apoyo a los familiares: Los cuidados de alivio también tratan de ofrecer apoyo a los familiares y amigos que acompañan al paciente durante su enfermedad. Los pacientes sufren viendo lo que su enfermedad provoca en sus seres queridos por lo que también es importante que ellos también puedan llegar a sobrellevar la situación de la mejor forma posible.

 Tanto los enfermos como sus familiares pasan momentos muy delicados. Los cuidados paliativos tratan de eliminar los malos pensamientos, de brindar ayuda emocional, de eliminar la sensación de “¿Por qué a mí?” y de hacer que los últimos momentos que quedan sean valiosos y lo más felices posibles.

Se debe tener en cuenta que los cuidados paliativos durante el cáncer solamente son un complemento  al tratamiento  dirigido a  la enfermedad, aunque llegado un momento los pacientes se centran más en este tipo de cuidados de alivio. En España la demanda de estos cuidados médicos de apoyo  es muy alta y, aunque aún sigue siendo un reto incluirla en todos los servicios sanitarios, cada vez crece más y se desarrolla en muchos centros y hogares.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Mal de Parkinson: síntomas iniciales de la enfermedad
Siguiente
Los riesgos del estrés crónico para nuestra salud