Cuando sufrimos algún golpe o lesión fuerte, nuestro primer instinto es colocarnos, de inmediato, hielo en el área afectada para reducir la inflamación. ¿Sabías que ese tratamiento se conoce como crioterapia? A continuación, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la crioterapia en fisioterapia, quiénes pueden someterse a su tratamiento, cuáles son las maneras de aplicarla y los beneficios que nos proporciona a nivel físico y emocional. 

¿Qué es la crioterapia?

La crioterapia es un procedimiento terapéutico basado en la aplicación del frío de distintas formas. Su objetivo es reducir la temperatura corporal para obtener efectos positivos en el cuerpo. El estímulo recibido va a depender de la temperatura, del tiempo de exposición y el tipo de agente físico utilizado. 

Indicaciones de la crioterapia en fisioterapia

Si padeces algunas de las siguientes indicaciones, podrías considerar aplicar la crioterapia como tratamiento de recuperación:

  • Dolores articulares 
  • Dolores crónicos
  • Artrosis
  • Artritis
  • Reumatismo
  • Espasmos musculares
  • Quemaduras
  • Esclerosis múltiple
  • Fibromialgia
  • Tendinitis
  • Traumatismos

Crioterapia en fisioterapia: Aplicaciones

Estos son algunos de los métodos de aplicación de la crioterapia en fisioterapia:

  • Compresas frías
  • Criomasajes
  • Bolsas de hielo
  • Cold packs (bolsas de gel)
  • Inmersión en agua fría o con hielo
  • Baños con contraste de temperaturas (de frío a calor y viceversa)
  • Aerosoles de enfriamiento
  • Hidroterapia con agua fría
  • Máquinas de crioterapia

Beneficios de la crioterapia en fisioterapia

La crioterapia trae consigo una serie de beneficios principales tanto fisiológicos como emocionales:

  • Reduce el dolor agudo y crónico
  • Relaja los músculos
  • Incrementa el umbral del dolor
  • Disminuye el flujo sanguíneo
  • Aumenta el metabolismo
  • Aumenta el volumen del corazón
  • Mejora los niveles de azúcar
  • Favorece a la digestión
  • Aumenta los niveles de energía
  • Ayuda a dormir mejor
  • Genera sensación de bienestar y combate el estrés gracias a la liberación de serotonina y endorfinas

Así como todos los tratamientos médicos terapéuticos, la crioterapia no es recomendada para todo el mundo. Lo más aconsejable es que consultes previamente a tu médico de confianza; sin embargo, no deberían de someterse a una aplicación de crioterapia personas que padezcan alguno de los siguientes casos:

  • Estado grave de salud en general
  • Problemas cardíacos
  • Infartos agudos de miocardio
  • Derrame cerebral
  • Ritmo cardíaco desfavorable
  • Anemia
  • Tumores malignos
  • Poca intolerancia al frío
  • Embarazo

Recuerda que la crioterapia en fisioterapia puede aplicarse con métodos sencillos, como una compresa fría para zonas específicas del cuerpo, así como con métodos más sofisticados como las criosaunas. Estas son cabinas donde el tratamiento se realiza de manera más intensa y con un frío extremo, exponiendo al cuerpo a temperaturas entre -150ºC y -180ºC, pero con un periodo de tiempo breve de tan solo 3 minutos. Sin importar el método que escojas, podrás beneficiarte de las bondades de la crioterapia para mejorar tu salud y bienestar en general.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Trasplantes capilares: 10 mitos y verdades que debes conocer
Siguiente
10 claves sobre cómo prevenir el resfriado para este invierno