La operación de apendicitis se conoce como apendicectomía y consiste en la extirpación quirúrgica del apéndice inflamado. Se trata de una de las operaciones de emergencia más comunes. En este post te contamos cómo es una operación de apendicitis.

¿Qué es el apéndice? ¿Se puede vivir sin él?

El apéndice es una pequeña cavidad con forma de bolsa conectada al intestino grueso en la parte inferior derecha del abdomen. Su extirpación no conlleva demasiados trastornos, ya que su función ni siquiera se conoce bien. Se cree que es un área de almacenamiento para la flora normal (bacterias) y que ayuda en la recuperación después de los episodios de diarrea, la inflamación y las infecciones de los intestinos delgado y grueso.

Cómo es una operación de apendicitis

Hay dos tipos de apendicectomía: abiertas y laparoscópicas. El tipo de operación a su médico elige depende de varios factores, incluyendo el alcance de la infección y el historial médico. Veamos en qué consiste cada uno de ellos:

Apendicectomía abierta

En este método, el cirujano hace una incisión de una o dos pulgadas en la parte inferior derecha del abdomen. Después  localiza el apéndice y lo extrae a través de la incisión.

Apendicectomía laparoscópica

Durante una apendicectomía laparoscópica, el cirujano accede al apéndice a través de varias pequeñas incisiones hechas en el abdomen. El cirujano utiliza instrumentos estrechos en forma de tubo para operar en el órgano infectado. Una cámara en uno de los tubos le permite ver dentro del abdomen y así guiar los instrumentos.

Una vez eliminado el apéndice, las pequeñas incisiones se limpian y se cierran. El riesgo de infección de la apendicectomía laparoscópica es menor que el de la apendicectomía abierta porque las heridas de incisión son más pequeñas. No obstante, en algunas ocasiones es mejor recurrir a la operación abierta. Por ejemplo, cuando:

  • Hay problemas de sangrado durante la operación
  • La infección se ha extendido
  • Existen antecedentes de cirugía abdominal previa
  • El paciente es obeso
  • El apéndice está perforado

La operación de apendicitis es un procedimiento rutinario que no suele presentar complicaciones. De hecho, durante otros procedimientos quirúrgicos abdominales, el apéndice puede extirparse como precaución para prevenir la inflamación futuro o infección del apéndice.

Entre las posibles complicaciones (poco frecuentes, como ya hemos dicho), se encuentran infección la peritonitis (inflamación del abdomen si el apéndice se rompe durante la cirugía) o la obstrucción. La recuperación completa de una apendicectomía lleva alrededor de cuatro a seis semanas.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cómo curar un resfriado común en un día: trucos
Siguiente
Hipotiroidismo clínico, síntomas y consecuencias adultos