implante-dental
¿Quien no teme al dentista? Pues la verdad, no hay motivos.

Las técnicas odontológicas han variado mucho en los últimos años. En cambio, hay una técnica que no ha variado demasiado y se sigue empleando exitosamente para recuperar la funcionalidad del diente después de una caries: se trata del empaste dental. Aunque el material con el que se hacen ha cambiado, el método para hacer un empaste dental sigue siendo prácticamente el mismo. En este post veremos cómo se hace un empaste dental.

El objetivo del empaste dental es reparar un diente cariado. Los odontólogos utilizan también el término “obturar” para referirse a empastar. Básicamente se limpia la cavidad dejada en el diente por una caries y después se rellena con aun material especial. Los motivos para hacer un empaste son tanto de salud (recuperar la función del diente, dificultar la aparición de otra caries…) como estéticas.

Los pasos para hacer un empaste dental son los siguientes:

  1. Lo primero es localizar el foco de la caries; lo que se hace usando una sonda dental (el temido gancho del dentista) que explora el diente en busca de fisuras, hoyos u otras lesiones. Aquí el dentista puede ayudarse del diagnóstico laser y de la radiografía digital.
  2. Una vez localizado el foco de la caries se hace una limpieza usando el torno del dentista, ese odiado instrumento que es indispensable para eliminar cualquier rastro de la caries. Puede necesitarse anestesia local si la caries es profunda.
  3. Ya está lista la cavidad donde se hará el empaste. Ahora se aplica un agente grabador y, tras lavar abundantemente con agua, un adhesivo para que el empaste quede bien sujeto y no haya posibilidad de que se caiga.
  4. Por fin llega el momento de colocar el empaste para rellenar la cavidad dental dejada por la caries. El empaste se aplica en pequeñas capas y se va endureciendo con una lámpara LED. Los empastes pueden ser “negros”, hechos con oro o amalgamas de plata y mercurio, o “blancos”, con polímeros (composites) o porcelanas. Se cree que el oro es el mejor empaste, pero también es el más caro, así que suelen emplearse los otros materiales.
  5. Una vez que se ha restaurado la pieza dental con el empaste, hay que pulir el empaste y hacer pruebas de mordida para que el diente empastado sea lo más parecido posible a la pieza original.

En total el proceso de empaste dental dura una media hora y tras él la persona empastada podrá comer con toda normalidad.

4 Comentarios

  • Javier,

    Hay que añadir que en el caso de las obturaciones que se realizan con amalgama de plata, el paciente no puede comer inmediatamente, ya que el fraguado no es inmediato, sino diferido.
    Las obturaciones con composites sí que permiten que el paciente coma inmediatamente después de realizarlas, puesto que el fraguado o polimerización se realiza de forma lumínica, con lámpara.

    • El blog de la salud,

      Hola Javier, muchas gracias por la aclaración.
      Un saludo.

  • paula canles,

    hola deseo saber si cuando el diente esta desgastado hay alguna posibilidad de emparejarlo y ke probabilidades hay de que no se caiga lo que le an aumentado

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Cardiólogos, los médicos del corazon. ¿Cual es su trabajo?
    Siguiente
    Las diferencias genéticas entre gemelos, mellizos y clones