La disfunción eréctil es una patología que afecta a una gran población de hombres desde los 40 años en adelante. Los casos en jóvenes son poco comunes, aunque si pueden presentarse por algún acontecimiento psicológico o enfermedad que impide el correcto funcionamiento del miembro. Esta patología puede presentar en tres diferentes niveles: leve (la más común entre los hombres), moderada (que afecta a menos de la mitad de la población masculina) y la severa (que es menos común verla entre los pacientes). Aun así, los pacientes que se encuentran en la etapa leve pueden avanzar hasta situarse en etapa modera o severa si no son tratados. A pesar de ello, es muy común ver silencio ante este tema por parte de los hombres que padecen la patología, ya sea por mantener su hombría y autoestima frente a otros o porque desconocen que se encuentra en presencia de la disfunción eréctil. La detección temprana es vital para que el Tratamiento de la disfunción eréctil sea aplicado con rapidez y se recobre el funcionamiento en el menor tiempo posible sin afectar la vida sexual y la confianza. Para comenzar a detectar los síntomas que acompañan a la disfunción eréctil, es importarte reconocer en qué consiste y qué puede causarla. Sigue leyendo para conocer más.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil, también conocida impotencia, se trata de la incapacidad de lograr tener una erección o mantenerla para lograr tener un acto de coito satisfactorio. Es importante saber diferenciar si se trata de una situación en específico que impide la erección o si se trata de una situación recurrente. Por lo general, la impotencia no suele ser considerado como un problema médico grave del cual preocuparse, ya que no afecta la salud integral del hombre, razón por la cual no se considera una enfermedad, pero sí una patología cuyo padecimiento influye en la salud mental del paciente.

Síntomas de la disfunción eréctil

Reconocer los síntomas de la disfunción eréctil es una tarea simple que puede realizar con una autoevaluación, que si bien no puede ser un diagnóstico certero, otorga una idea bastante cercana de si se está sufriendo esta patología o no. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Incapacidad de mantener la erección el tiempo necesario para poder tener relaciones sexuales
  • Tener erecciones ocasionales, pero no cuando siente deseo sexual o desea tener coito
  • No poder erecciones en ningún momento

Cada uno de los síntomas mencionados pueden estar asociados a la etapa de la disfunción. Se conoce como primaria cuando aparece el último síntoma mencionado, que impide experimentar una erección en cualquier momento o se le imposibilita mantenerla en caso de llevar a lograrla. Tenemos también la disfunción eréctil secundaria, clasificada de esta forma por presentarse en hombres que anteriormente no poseía problemas para tener erecciones y mantenerlas. Suele ser más frecuente que la primaria en la mayoría de casos. A pesar de que esta enfermedad puede verse en los adultos comprendidos entre los 40 y 70 años, no suele ser una patología asociada al envejecimiento, ya que es capaz de presentarse en diferentes edades. La misma se encuentra influenciada por el entorno y otros tipos de enfermedades.

Causas de la disfunción eréctil

Las causas que pueden desatar esta patología son muchas, comprendidas entre problemas médicos, la ingesta de medicinas, problemas emocionales y algunas conductas dañinas para el organismo.

Problemas médicos

Ciertas enfermedades y condiciones médicas dan paso a la impotencia como:

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Esclerosis múltiple
  • Complicaciones a causa del cáncer de vejiga y próstata
  • Diabetes tipo II

Ingesta de medicinas

Muchas médicas que suelen ser ingeridas son causantes de disfunción eréctil como efecto secundario, algunas de ellas pueden ser:

  • Antidepresivos
  • Medicamentos para tratar la presión arterial
  • Medicinas para el tratamiento de cáncer

Problemas emocionales

La salud mental son otro de los factores que aumenta la posibilidad de desarrollar disfunción eréctil, entre ellos podemos destacar:

  • Problemas con la autoestima
  • Depresión
  • Miedo al coito
  • Estrés
  • Ansiedad

Recurrir a un médico especialista si considera que algunos de estos síntomas se encuentran presentes y son recurrentes es el paso esencial para mejorar la vida sexual, autoestima y salud sexual.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
¿Cómo reconocer los síntomas de la disfunción eréctil?
Siguiente
Requisitos para estudiar auxiliar de enfermería