Como lo prometido es deuda, vamos a adentrarnos en los motivos que han hecho que el experimento de clonación terapéutica del equipo del Dr. Mitalipov haya sido un éxito.

Desarrollo del embrión
Una de los pasos más complicados en los experimentos de clonación es que el ovulo fecundado alcance el estadio de embrión.

El otro día explicamos los pasos que se habían seguido en el experimento; sin embargo, todo el proceso es mucho más costoso de lo que parece a simple vista. Este proceso se había conseguido ya varias veces en animales de diferentes especies, pero no había funcionado en humanos porque los embriones humanos son más delicados. De hecho los embriones humanos que se habían obtenido hasta ahora por clonación interrumpían su desarrollo demasiado pronto como para conseguir células madre o, en las raras ocasiones en las que se conseguían células madre, estás se mostraban demasiado inestables. Según los expertos, algunas de las claves del éxito de Mitalipov y su equipo son las siguientes (Es posible que para entenderlas tengas que echar un vistazo a nuestro anterior post).

  • Usar un buen material de partida. En otros experimentos sobre clonación terapéutica en humanos se usaban óvulos sobrantes de los que se empleaban en técnicas de reproducción asistida. En este caso se optó por conseguir óvulos de calidad óptima pagando entre 3000 y 6000 dólares a  donantes sanas. El buen estado de los óvulos fue determinante, demostrando una vez más que más vale calidad que cantidad.
  • Elegir el momento clave tanto como para extraer el núcleo del óvulo como para fusionarle con la célula con nuevo material genético.
  • Estimular al óvulo, con descargas eléctricas y medicamentos para que empezara a desarrollar después de la “fecundación.”
  • La cafeína. Sí, habéis leído bien: la cafeína. Para que se inicie el desarrollo embrionario, es necesario que el óvulo fecundado se active. La cafeína impide la activación temprana del ovulo durante su manipulación, lo que arruinaría todo el proceso.

Muchos científicos han clasificado el experimento de Mitalipov como técnicamente impecable. A pesar de los elogios, no han tardado en surgir también las voces que advertían sobre los posibles peligros de la clonación humana. No obstante, el equipo responsable del experimento ha querido dejar claro que su objetivo es la clonación terapéutica y no la clonación reproductiva. Esta segunda se presenta incluso más complicada de llevar a cabo que la primera, por lo que parece que, a pesar de los titulares más o menos sensacionalistas de algunos medios, la clonación humana aún queda lejos.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Diagnóstico prenatal (III)- Ecografía y otras técnicas no invasivas
Siguiente
A vueltas con la clonación terapéutica