La caries se ha convertido en la enfermedad crónica más extendida entre la población de los países desarrollados, por delante de asma y diabetes, por lo que conviene conocer toda la información para prevenirla o tratarla y así gozar de una óptima salud bucodental.

La caries es uno de los grandes enemigos en cuestiones de salud bucodental de cualquier persona, aunque es el colectivo infantil el más vulnerable frente a este problema, por lo que hay que tener en cuenta distintos consejos para prevenir su aparición.

Se estima que un tercio de los niños de entre cinco y seis años tienen más de un diente con caries, lo que refleja la problemática de esta cuestión para la salud bucodental infantil. Además, en muchas ocasiones, este fenómeno convive con otras enfermedades en la boca.

Ante su aparición, es fundamental acudir a una clínica dental, ya que está considerado como un auténtico problema de salud pública y se debe tratar con rapidez para evitar consecuencias mayores.

¿En qué consiste la caries?

El origen de la caries está en la desmineralización del esmalte, cuando las bacterias bucales fermentan los carbohidratos de lo que se ingiere y proceden a destruir de forma progresiva el diente.

Las piezas dentales son especialmente sensibles a los azúcares, de ahí que las autoridades siempre recomienden proporcionar a los niños una dieta moderada en estos índices.

El riesgo de caries se ve incrementado cuando, a la alta ingesta de azúcares, se añade también una deficiente higiene oral.

También es importante contar con dentífricos que contengan una cantidad adecuada de flúor para su prevención, aunque, en otras ocasiones, un defecto en el esmalte que no se haya percibido de forma precoz puede ser el detonante para su aparición.

Cuando una persona desarrolla caries y no se trata, padecerá un dolor que afectará a la masticación, el desarrollo físico, el aprendizaje y la concentración.

Bulto en la encía, uno de sus posibles consecuencias

Además, en los casos más severos, puede conducir a un bulto en la encía que puede ser muy molesto, incómodo y doloroso para quien lo sufra. 

Cuando se llega a este extremo, se debe a que la raíz ha sufrido la acumulación de bacterias que acaba provocando ese hinchazón.

Prevención de la caries

Los métodos de prevención de la caries se basan, esencialmente, en eliminar o minimizar los factores de riesgo ya comentados: que los padres procuren una dieta equilibrada a sus hijos, un inicio del cepillado ya desde la erupción del primer diente, el uso de un dentífrico con un mínimo de fluoruros de 1.000 ppm F o una visita al odontopediatra antes del primer año de edad son algunas de las cuestiones que más contribuyen a la mejor salud bucodental de los más pequeños.

En la edad adulta, es fundamental mantener unos buenos hábitos de salud bucodental, así como realizar visitas con frecuencia al especialista para mantener un óptimo estado de esta zona del cuerpo.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Qué es el Jet Lag: duración, efectos y consejos para sobrellevarlo
Siguiente
Trasplantes capilares: 10 mitos y verdades que debes conocer