El té, según dicen las estadísticas, es la segunda bebida más consumida en el mundo. Sin embargo, y a pesar de que forma parte de nuestra vida cotidiana de una forma baste habitual, pocas son las personas que realmente conocen los beneficios y propiedades del té para nuestra salud. Por ello, si quieres saber todo lo que el té puede hacer por ti, no dudes en seguir leyendo.

Una breve historia sobre el té

El té, tal y como lo conocemos, proviene de hervir las hojas de un arbusto conocido como “Camellia Sinensis”, en adelante arbusto del té, en cuyo hervor, se liberan diferentes sustancias que son las realmente responsables de los beneficios y propiedades del té para la salud. Aunque pueda parecer un proceso bastante obvio, no fue hasta el 250 a.c. cuando por casualidad, el emperador chino Shen-Nung dio con ello. Se dice que el citado emperador se encontraba hirviendo agua cerca de un arbusto de del té, ya que antes, el agua debía hervirse para que su consumo fuera seguro (y más siendo el emperador) cuando por un golpe de viento, algunas hojas cayeron sobre él. La historia dice que el emperador Shen-Nung, al beber el agua, sintió una sensación reconfortante y de bienestar, gracias a las propiedades del té, por lo que rápidamente popularizó esta bebida.

El paso de esta bebida por la historia no ha pasado desapercibido. Ya que su origen está en el valle de Assam, una región entre La India y China, su exportación a las regiones occidentales, además de los costes del transporte, originó una gran cantidad de costes añadidos a través de numerosos impuestos y aranceles, lo que conllevó a que en un principio, esta bebida fuese exclusivamente para las clases nobles y pudientes.

La llegada del té a Europa fue, aunque pueda parecer sorprendente, a cargo de los holandeses, quienes rápidamente empezaron a difundirlo. Esta práctica rápidamente se extendió a los Ingleses gracias a Catalina de Braganza, infanta de Portugal y Reina consorte de Inglaterra. Allí, como hemos comentado previamente, su consumo era mayoritariamente de gente noble y pudiente, pero finalmente, con el paso del tiempo, las clases obreras iniciaron también su consumo, como refrigerio para aguantar el tiempo entre el desayuno y la cena. Sin embargo, En España y Alemania el té no llego a tener éxito. La amplia tradición cafetera que existía en España hizo que este pasara desapercibido, e incluso, el pequeño público del cual disponía el té era tachado de comportamiento amanerado, con la consecuente sorna de la época. Sin embargo, la importancia del té llego a ser tan grande en algunas regiones, cómo es el caso de las colonias americanas, que precisamente un conjunto de sucesivas leyes acerca de su precio y distribución, a través del conocido Boston Tea Party, fue uno de los desencadenantes de la guerra de la independencia americana.

Beneficios y propiedades del té

Los beneficios y propiedades del té abarcan prácticamente todos los ámbitos posibles de la salud, ya que el té presenta una elevada cantidad de antioxidantes, minerales y sustancias beneficiosas para nuestro organismo. Las principales moléculas beneficiosas para nuestra salud son los taninos y los flavonoides, que presentan un amplio abanico de propiedades beneficiosas para nuestra salud. Dentro de los beneficios y propiedades del té destacan:

–          Una de las mejores propiedades del té es que es cardiosaludable. Ayuda a prevenir todo tipo de afecciones cardiacas, ya que por un lado mejora la salud de tus vasos sanguíneos, y por otro, reduce el colesterol de forma natural.

–          Cómo acabamos de mencionar, otro de los beneficios del té es que reduce el colesterol.

–          Otra de las propiedades del té que no querrás olvidar, es precisamente esa, no olvidar. El contenido en cafeína del té, o como algunos la denominan, teína, previene el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Además, la concentración de cafeína que contiene es mucho menor que la del café, por lo que supone un gran beneficio para las personas un poco más nerviosas.

–          Otro de los beneficios del té a nivel cardiovascular, aunque pueda parecer contradictorio, es que evita la hipertensión. Aunque la cafeína eleva momentáneamente la tensión, lo cierto es que el té es un potente diurético, lo que favorece la reducción de la presión arterial.

–          Debemos destacar otra de las fabulosas propiedades del té, su elevado poder antioxidante. Su rico contenido en flavonoides y taninos provoca enormes beneficios en el cuerpo, incluyendo una disminución del riesgo de sufrir artritis.

–          El té además, es rico en catequinas. En concreto, el galato de epigalocatequina o EGCG, ayuda a disminuir el azúcar en sangre ya que estimula la producción de insulina en las células pancreáticas.

Estos son algunos de los beneficios y propiedades del té, pero existen muchos más. Si quieres cuidar tu salud, no lo dudes, e inclúyelo en tu dieta. Tu salud te lo agradecerá.

¿Y tú, conoces más beneficios y propiedades del té?

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Síntomas de la tensión arterial alta, cómo saber si eres hipertenso
Siguiente
Efectos negativos del alcohol