La siesta es una de nuestras costumbres más típicas y más valoradas en todo el mundo. Y no es de extrañar porque este hábito tiene no pocas propiedades positivas, según los expertos. En este post queremos contarte cuáles son los beneficios de la siesta española. 

Beneficios de la siesta española

Siesta
La siesta es un icono y hasta pintores como Frederick Arthur Bridgman la representan en sus obras.

Los beneficios de la siesta se dejan notar tanto en el estado físico como en el mental. Para empezar la siesta es el reposo que necesita nuestro cuerpo tras la comida ya que tras la comida buena parte de la energía del organismo se dedica a hacer la digestión.

En el plano físico la siesta es uno de los mejores relajantes:

  • Relaja la musculatura, facilitando la digestión.
  • Relaja el corazón, disminuyendo el estrés cardiaco.

La siesta nos ayuda a aguantar mejor el día. En nuestra jornada hay dos o tres momentos en los que el sueño ataca. Rendirnos a él por un rato es mejor que tener que batallar con él durante todo el día. Además de que la siesta mejora nuestra capacidad de respuesta mental, elimina el estrés y el nerviosismo e incluso mejora nuestro humor. Es algo así como recargar las pilas.

Verdaderamente nadie duda de los beneficios de una de nuestras tradiciones más queridas. Incluso la NASA ha investigado el asunto y ha llegado a la conclusión de una siesta de 26 minutos mejora en un 34% el rendimiento de los trabajadores, mientras que refuerza su estado de alerta en un 54%. Lo de los 26 minutos no es arbitrario, sino que es el tiempo óptimo para una siesta, según estableció la propia NASA.

Si la siesta es buena para los adultos, para niños y ancianos es prácticamente obligatoria. No obstante no conviene dormirse en los laureles -y nunca mejor dicho-, puesto que las siestas demasiado largas podrían alterar los ciclos de sueño y vigilia, además de despertarnos incluso más cansados y con sensación de malestar. Así que podríamos decir, siesta sí, pero con el despertador al lado.

Y si alguien ha oído aquello de que dormir la siesta engorda (porque supuestamente el metabolismo se ralentiza y con él la quema de grasas), que se quede tranquilo. La siesta no engorda más que lo que engorda, por ejemplo, tumbarse a ver la televisión. Realmente engordar o no depende de la cantidad de calorías que ingieras, no del tiempo que duermas.

Para terminar, un último apunte para el orgullo patrio es que la siesta ha roto fronteras y es cada vez más universal: empresas de países como Japón, Francia o EE.UU ya promocionan abiertamente la siesta entre sus empleados para que aumenten su productividad.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Los tipos de operación de ojos más frecuentes en la actualidad
Siguiente
¿Qué es la diabetes gestacional en el embarazo y por qué se produce?