En los últimos años hemos sufrido una verdadera revolución en la salud. Una transformación que podemos atribuir más a un cambio de mentalidad que al avance de la tecnología. Hablamos de la autogestión de la salud.

¿Qué es la autogestión en salud?

La autogestión de la salud consiste en hacerse responsable de su propia salud. Hace no mucho la gente solo se preocupaba de su salud cuando ésta le fallaba. Entonces acudía al médico y este le ponía en tratamiento (si era necesario) y le daba unas recomendaciones (otra cosa es que el paciente las siguiera a rajatabla). En otras palabras, la persona era un mero espectador de su propia salud.

En la autogestión es el individuo quien dirige su propia salud y trabaja activamente para conservarla. ¿Cómo? Vamos a darte algunos consejos prácticos para realizar esta gestión lo mejor posible.

10 consejos para la autogestión de la salud

1 Haz visitas periódicas al médico. la prevención es el mayor arma contra la enfermedad y muchas enfermedades o trastornos son detectables en un chequeo médico antes incluso de que empiecen a dar síntomas.

2 Cuidado con el Dr. Google. Internet es una gran herramienta para buscar información sanitaria, pero debes tener en cuenta que no toda la información que encuentres es de fiar. No te quedes solo con el primer resultado de búsqueda y lee varias fuentes para contrastar.

3 Acude al médico cuando haga falta. Existen dos casos extremos en autogestión. Por un lado están los que no confían en los médicos y por tanto los evitan a toca costa. Por otro lado hay quien va al médico en cuanto tosen. El primero es mucho más grave que el segundo;, ya sabes, autogestion no es autodiagnostico. Lo ideal es que acudas al médico cuando tengas alguna sospecha razonada de que algo no va bien (y cuando toque chequeo rutinario, recuerda).

4 No a la automedicación. Autogestión tampoco es automedicación. La automedicación no se refiere solo a tomar aquellos fármacos que te parezcan adecuados, sino también a desobedecer las indicaciones dadas por el médico en cuanto a la administración del tratamiento (no tomar la medicina a las horas pautadas, suspenderla antes de tiempo…).

5 Guarda tu historial. Pide copia de los resultados de todos los exámenes médicos que te hagas, las radiografías y similares. Guarda esa documentación a buen recaudo, porque siempre puede ser de utilidad.

6 No te quedes con dudas. Asegúrate de entender bien todo lo que te diga tu médico o tu farmacéutico.

¿Qué pasos sigues en la autogestión de tu salud? ¡Participa en los comentarios!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Beneficios de la lactancia materna para la madre
Siguiente
Curiosidades sobre el cuerpo humano y la salud