El sentido del olfato es uno de los más poderosos de nuestro organismo. Es capaz de lograr emociones y recuerdos, además de cambiar nuestro estado de ánimo. Sin embargo, en ocasiones ocurren pequeñas alteraciones que hacen que la percepción olfativa no se corresponda con la realidad, causando otras sensaciones muy distintas a las que se deberían sentir. Las alteraciones del sentido del olfato más comunes se conocen como cacosmia y disosmia, que producen efectos muy llamativos y curiosos.

Los trastornos del olfato más comunes

Todas las alteraciones del olfato se engloban en un término conocido como parosmia, aunque posteriormente se dividen dependiendo de sus causas y síntomas.

Qué es la cacosmia

Se define la cacosmia como una alteración del olfato que hace que una persona perciba como malos los olores buenos o neutros. Es decir, cualquier olor puede resultar pútrido o repugnante. En otros casos, ocurre todo lo contrario, se perciben como agradables olores comúnmente catalogados como desagradables.

Esta ilusión perceptiva es poco común en la población general, y tampoco suele permanecer durante mucho tiempo. Su aparición suele estar ligada a otros trastornos psiquiátricos, lesiones físicas como la epilepsia, o lesiones en el órgano de la nariz.

Qué es la disosmia

La disosmia es una distorsión olfativa que produce que algunas personas perciban unos olores como otros. Es decir, se percibe un olor existente de forma distorsionada, aunque también es posible que se perciba un olor que no existe, lo que se conoce como fantosmia.

Esta alteración puede aparecer como consecuencia de un proceso infeccioso o inflamatorio, situación que es reversible cuando el proceso concluye. También puede darse por una alteración psíquica. En los casos más severos, puede provocar que el paciente desarrolle una aversión a ciertos alimentos, lo que conlleva falta de apetito y pérdida de peso. Incluso puede provocar una pérdida del trato social con otras personas debido a una percepción desagradable de los olores físicos.

Estos trastornos del olfato no tienen un tratamiento efectivo. Lo más habitual es que desaparezcan con el tiempo de forma espontánea, aunque puede darse el caso de que el paciente deba vivir con ello a largo plazo. Aunque por sí solas no revisten un serio problema de salud, se conocen casos de personas que han visto su calidad de vida muy disminuida a causa de ello.

Las alteraciones del sentido del olfato pueden ser muy molestas y difíciles de entender para quienes no las sufren, pero afectan realmente a las personas, de modo que hay que darles la importancia que merecen. ¿Conocías estas distorsiones del olfato? ¿Te ha ocurrido alguna vez percibir un olor de forma distinta a la que deberías? Cuéntanos tu experiencia.

 

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Eyaculación precoz: ¿qué hacer cuando aparece este problema?
Siguiente
Qué es la anorexia nerviosa y cuáles son sus síntomas