Ha llegado la primavera, por lo que empieza la época de la alergia al polen. La polución y el deterioro de la calidad del aire que respiramos está generando que cada vez más personas presenten problemas respiratorios por culpa de la alergia. En este post veremos los síntomas de la alergia al polen y su tratamiento

 ¿Qué factores influyen y cuáles son los síntomas de la alergia al polen?

La polinización es una de las vías de que disponen las plantas para poder reproducirse. La planta libera al aire una gran cantidad de granos de polen al aire que son inocuos para muchas personas, pero que para otras supone una gran variedad de problemas. Entre los síntomas más comunes de la alergia al polen se incluyen:

  • dificultades respiratorias
  • picor de ojos, nariz y garganta
  • dermatitis
  • tos y goteo nasal
  • silbido en el pecho

Si durante los próximos meses, de abril hasta junio, tienes alguno de estos síntomas de la alergia, no te alarmes, son más comunes de lo que imaginas. La alergia al polen no afecta ni a todas las personas ni a todas las regiones por igual. Cada persona puede ser alérgica a uno o varios tipos de pólenes, y estos pueden encontrarse en diferentes zonas. Además de la región geográfica, otro de los principales factores a tener en cuenta para el desarrollo de los síntomas de alergia al polen es la climatología. Los días soleados favorecen el crecimiento de las plantas y la liberación de polen, generando ambientes bastante nocivos para las personas con alergia al polen, sobre todo en los días con viento, que levantan el polen del suelo y lo arrastra por el aire, generando muchas complicaciones respiratorias a los afectados por la alergia.

Por otro lado, los días lluviosos son los mejores para las personas con alergia al polen, ya que la lluvia limpia el aire de polen y lo arrastra lejos de nosotros, manteniendo unas condiciones saludables para los alérgicos. Sin embargo, no todo son ventajas, tras un periodo tranquilo por las lluvias, cuando vuelve el sol las plantas aprovechan esa agua para crecer, liberando más polen aún.

Consejos para la alergia al polen

Si tienes alergia al polen, no te preocupes, no es el fin del mundo, aquí te dejamos unos sencillos consejos para que sobrevivas a la primavera:

–          Las horas más complicadas para las personas con alergia al polen son el amanecer y el atardecer (de 7 a 10 y de 19 a 22). Esto es debido al cambio de temperaturas que hace ascender el polen y descender, respectivamente, colocándolo a nuestro alcance y provocándonos los síntomas de la alergia al polen.

–          Si tus síntomas de alergia al polen son muy exagerados, cuando llegues a casa dúchate y cámbiate de ropa, para evitar meter polen en tu casa que pueda afectarte. Además, las ventanas de tu domicilio deben estar cerradas, al menos durante las horas clave ya mencionadas, y evita tender la ropa en la calle, ya que se le pegará el polen que trae el aire.

–          Otro consejo importante para evitar los síntomas de la alergia al polen es evitar salir a la calle los días con viento, ya que los síntomas de la alergia se agravan. Además, en internet es fácil consultar los niveles de polen en el aire a través de las páginas gubernamentales. Consulta los niveles de polen y si son altos, evita salir a la calle.

–          Utiliza gafas de sol para salir a la calle, y si viajas en coche, lleva las ventanillas cerradas. Tampoco es una mala idea, si se puede, desplazarse de las zonas con más polen a zonas con niveles más bajos. De esta forma controlaremos mejor los síntomas de la alergia al polen.

–          También es conveniente evitar dormir cerca de plantas, y sobre todo, no realizar actividades que supongan dispersión del polen, como por ejemplo cortar el césped.

Si a pesar de estos consejos, los síntomas de la alergia al polen son muy exacerbados, consulte con su médico. Tomar antihistamínicos le ayudará considerablemente, y sí a pesar de ello la alergia al polen dificulta su vida normal, puede recurrir también a vacunarse.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Qué es una resonancia magnética nuclear y para qué sirve
Siguiente
Síntomas de alergias alimentarias en adultos más comunes