El hipertiroidismo, o tiroides hiperactiva, es un trastorno metabólico en el que la glándula tiroides produce demasiada cantidad de tiroxina. También se le llama a menudo tiroides hiperactiva. En este post veremos los principales síntomas y signos del hipertiroidismo y también cómo se trata la enfermedad.

La tiroides es una glándula con forma de mariposa que se encuentra en la base del cuello, justo debajo de la nuez de Adán. A pesar de su pequeño tamaño, tiene una gran importancia.

La glándula tiroides produce dos hormonas principales, la tiroxina (T 4) y triyodotironina (T-3). Estas hormonas mantienen la velocidad a la que el cuerpo utiliza las grasas e hidratos de carbono, ayudan a controlar la temperatura de su cuerpo, influye en la frecuencia cardíaca, y ayudan a regular la producción de proteínas. La tiroides también produce calcitonina, una hormona que ayuda a regular la cantidad de calcio en la sangre.

Síntomas y signos del hipertiroidismo

El hipertiroidismo puede acelerar significativamente el metabolismo corporal, causando los siguientes síntomas:

  • Bocio (esto es un agrandamiento de la glandula tiroides que aparece como una hinchazón en la base del cuello)
  • Pérdida repentina de peso. Se pierde peso incluso cuando las ganas de comer y la cantidad de alimento sean las mismas o aumenten.
  • Aumento del apetito.
  • Fatiga y debilidad muscular.
  • Evacuaciones más frecuentes y otros cambios en los patrones intestinales.
  • Taquicardia (aumento de la frecuencia cardiaca) que suele estar en más de 100 latidos por minuto.
  • Arritmias (pulso cardiaco irregular).
  • Palpitaciones.
  • Sudoración excesiva.
  • Mayor sensibilidad al calor.
  • Irritabilidad, nerviosismo y ansiedad.
  • Temblores en las manos y en los dedos.
  • Cambios en la periodicidad del ciclo menstrual.
  • Dificultades para dormir.
  • Vello fino y quebradizo.
  • Oftalmopatia de Graves.

Tratamiento del hipertiroidismo

Hay varias opciones disponibles para el tratamiento del hipertiroidismo. Suelen emplearse yodo radioactivo y medicamentos anti tiroideos para disminuir la producción de hormonas tiroideas.

En ocasiones puede optarse por la cirugía y simplemente extirpar completa o parcialmente la glándula tiroides.

La mayoría de las personas no tienen mayores problemas cuando se las diagnostica y se les proporciona el tratamiento adecuado.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
La obesidad afecta al deseo sexual
Siguiente
Concepto de enfermedad y definición de salud según la OMS