El glaucoma ocular es una enfermedad degenerativa producida por el aumento de la presión intraocular (presión dentro del ojo). En este post hablaremos sobre sus síntomas y su tratamiento.

La causa del glaucoma ocular es la acumulación de humor acuoso, un líquido que se encuentra en la parte frontal del ojo y sirve para nutrir y oxigenar las estructuras del ojo. El humor acuoso se drena constantemente, pero si hay un mal drenaje tiende a acumularse y a elevar la presión intraocular. Dicha presión continuada daña irreversiblemente el nervio óptico, que es el que lleva la información visual al cerebro, y acaba desembocando en ceguera si no se trata a tiempo. De hecho, es la segunda causa más común de ceguera en países como EE.UU.

Síntomas del glaucoma ocular

Síntomas del glaucoma
Así acaba viendo alguien con glaucoma.

Para hablar de los síntomas del glaucoma ocular antes es necesario diferenciar entre los tipos de glaucoma ocular que existen.

Glaucoma de ángulo abierto. Ocurre cuando la presión intraocular sucede gradualmente. Este tipo de glaucoma, que es el más común, suele ser asintomático. Sus causas son desconocidas, pero tiende a ser hereditario.

El enfermo va perdiendo lentamente su visión periférica, de forma que a veces no se da cuenta hasta que la pérdida de visión es considerable.

Glaucoma de ángulo cerrado. En el glaucoma de ángulo cerrado el aumento de presión intraocular se produce rápidamente debido a que el drenaje del humor acuoso se bloquea súbitamente. Los síntomas son los siguientes:

  • Dolor súbito e intenso en el ojo afectado
  • Disminución de la visión o visión borrosa (nublada)
  • Enrojecimiento e inflamación del ojo
  • Aparición de halos arcoíris alrededor de las luces
  • Náuseas y vómitos

Glaucoma congénito. Se debe a un desarrollo anormal del globo ocular, luego está presente desde el nacimiento. Es hereditario. Sus síntomas aparecen a los pocos meses de vida y son los siguientes:

  • Opacidad en la parte frontal del ojo
  • Enrojecimiento de ojos y lagrimeo
  • Sensibilidad a la luz
  • Agrandamiento de uno o de los dos ojos

Tratamiento del glaucoma ocular

El tratamiento del glaucoma ocular va dirigido a disminuir la presión intraocular. Para ello el médico normalmente le dará unas gotas que reducen la presión y la inflamación.

Si el tratamiento no es efectivo, puede optarse por la cirugía láser. La iridotomía, por ejemplo, se usa en casos de glaucoma ocular de ángulo cerrado para hacer un pequeño orificio en el iris que desbloquee el drenaje de humor acuoso y alivie la presión intraocular.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Síndrome Alcohólico Fetal en mujeres: ¿qué es y cómo evitarlo?
Siguiente
Síntomas del Síndrome de Asperger en niños y sus diferencias con el autismo