Quien tiene hijos pequeños sabe que a veces es difícil que te presten atención. Pero a veces esa dificultad para enfocarse no es solo cosa de la edad, sino que tiene una causa más profunda: el síndrome de atención dispersa. En este post vamos a contarte en qué consiste el síndrome de atención dispersa en niños.

En qué consiste el síndrome de atención dispersa en niños

El síndrome de atención dispersa tiene otros nombres, como déficit de atención dispersa o simplemente déficit de atención (TDA). Se trata de un trastorno que aparece por primera vez entre los 3 y cuatro años de edad caracterizado por:

  • Falta de concentración o atención
  • Impulsividad
  • Hiperactividad (en el caso de que también aparezca este síntoma se habla de TDAH, déficit de atención con hiperactividad)

En definitiva, el niño que sufre este síndrome es nervioso y le cuesta prestar atención. Eso repercute negativamente en su aprendizaje y también en su capacidad para relacionarse con los demás.

Causas del TDA

Aún no se conocen a ciencia cierta cuáles son las causas del TDA, sin embargo, hay importantes indicios que apuntan a un origen genético (factores hereditarios explican el 80% de los casos). Los genes implicados serían varios, aunque en especial se habla del gen DRD4*7, en el cromosoma 11, responsable de producir el receptor D4 del neurotransmisor dopamina.

Otras posibles causas son fallos en el desarrollo de los circuitos cerebrales y otros fallos en el funcionamiento cerebral. Además, también se cree que existen diversos factores psicosociales que pueden contribuir o activar el trastorno.

¿Cómo se detecta el síndrome de atención dispersa en niños?

Algunos signos pueden hacer sospechar que un niño sufre TDA, por ejemplo, si no puede quedarse quieto ni un minuto, se distrae con facilidad o es incapaz de terminar una tarea que requiera esfuerzo continuo.

Ante la sospecha de TDA hay que acudir a un especialista, que se encargará de proporcionarle tratamiento farmacológico y psicopedagógico. El diagnóstico temprano y preciso permite controlar el trastorno y mejorar la calidad de vida.

 Tratamiento

A pesar de que el síndrome de atención dispersa se asocia a edad infantil, los estudios demuestran que entre un 60 y un 70% de los niños que lo sufren continúan padeciéndolo en la edad adulta. En adultos, los síntomas del trastorno se diversifican, apareciendo otros nuevos como cambios en el estado de ánimo, fobias o desordenes de la personalidad, y es terreno abonado para el desarrollo de otros trastornos psiquiátricos más severos.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
10 Remedios para quitar el dolor de cabeza intenso
Siguiente
¿La ansiedad es una enfermedad reconocida?