A estas alturas del verano es posible que ya hayas estado en más de una fiesta popular. Ya sabes, diversión, buen ambiente, beber más de la cuenta y levantarse al día siguiente con una buena resaca. Amnesia, dolor de cabeza, mal estomago (en ocasiones con vómitos y diarreas), sed y una sensación general de embotamiento son solo algunos de los síntomas de ese malestar general que llamamos resaca. En este post repasamos los mejores remedios caseros para combatir la resaca.

Remedios para la resaca

resaca
Beber más de la cuenta puede provocarnos una mala resaca.

Según los expertos la forma más eficaz de evitar la resaca es no beber alcohol o hacerlo con moderación. Menuda obviedad, para ese viaje no hacían falta alforjas. Ahora en serio, si te pasas con la bebida (cosa nunca recomendable) aquí van algunos trucos que te ayudaran sino evitar la resaca al menos a combatirla lo mejor posible:

  • Prepara el estómago. Si sabes que vas a beber, come bien antes de empezar. Especialmente la ingesta de carbohidratos antes de beber (por ejemplo, un buen plato de pasta) hará que el organismo absorba el alcohol más lentamente y se metabolice mejor. Tampoco viene mal un vasito de leche antes de salir de fiesta, porque igualmente ralentiza la absorción de alcohol.
  • Cuidado con la mezcla. Las bebidas gaseosas con las que muchos acompañan el alcohol. Las burbujas de estas bebidas abren el píloro, la válvula que conecta el estómago con el duodeno, por lo que el alcohol se absorbe con más rapidez (si se absorbe rápidamente al hígado se le acumula el trabajo ya que no le da tiempo a metabolizar el alcohol y este permanece más tiempo en sangre).
  • Bebe mucha agua. El alcohol deshidrata, por eso beber alcohol no quita la sed sino que la aumenta. La razón es que el alcohol inhibe la vasopresina, hormona responsable de que el riñón reabsorba agua de la orina para mantener el balance de líquidos del cuerpo. Al estar inhibida la vasopresina se pierde más agua cada vez que se orina, y a la vez beber alcohol produce que se orine más a menudo, por lo que el resultado es la deshidratación. Beber agua durante y después de ingerir alcohol ayudará a que eso no suceda.
  • Duerme bien. Es mejor pasar la resaca dormido que despierto. La falta de fase REM, clave en un descanso reparador, empeora la resaca.
  • Tomate algo contra el dolor de cabeza. Ibuprofeno, preferiblemente. El paracetamol puede interferir con el alcohol al metabolizarse en el hígado y convertirse en un tóxico.
  • Asienta el estómago. Aunque si tienes resaca no tendrás muchas ganas de comer es necesario tomar algo para asentar el estómago. El jengibre tiene propiedades antieméticas (ayuda a evitar los vómitos). También se recomiendan el té verde, el zumo de tomate, los huevos fritos, el té rojo, las sopas de ajo, los frutos secos,  zumos, limonadas… Todos ellos te ayudarán a depurar el organismo.
  • Evita los falsos mitos. No hagas caso a los que dicen que el mejor modo de evitar la resaca es seguir bebiendo. Es ridículo pensar que los efectos del alcohol se combatan bebiendo más alcohol. Lo único que harás será volver a emborracharte y enfrentarte después a una resaca mucho peor (como dicen, más dura será la caída).

Como decimos, lo mejor para la resaca es no beber más de la cuenta, pero si te pasas, pon en práctica estos consejos y verás como el mal trago pasa mejor.

3 Comentarios

  • vacaciones terres ebre,

    Esto es realmente revelador, eres un blogger muy profesional. Me he unido a tu RSS y deseo disfrutar más cosas en este gran blog. Además, !he compartido tu sitio en mis redes sociales!

    Saludos

    • El blog de la salud,

      Muchas gracias por tu interés. Espero que sigas disfrutando con los artículos del blog. Un saludo

  • bicicleta via verde,

    Remedios caseros para combatir o evitar la resaca, me ha parecido revelador, me hubiera gustado que fuese más amplio pero ya saeis si lo bueno es breve es dos veces bueno. Enhorabuena por vuestra blog. Besotes.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Los efectos de la diarrea sobre nuestra salud
    Siguiente
    Respuesta inmune: la defensa del organismo frente a patógenos