La investigación genética todavía tiene un largo recorrido por delante. Sin embargo, cada vez se saben más cosas acerca de los factores hereditarios que forman a un individuo, tanto en el plano físico como el intelectual. El caso de la inteligencia es más complicado, y es que los investigadores no se ponen de acuerdo en cuánto afecta la genética en el desarrollo de la inteligencia. Entonces, ¿la inteligencia se hereda o se desarrolla con el tiempo?

De quién se hereda la inteligencia

Es posible encontrar diversas teorías científicas que aseguran que la inteligencia se hereda de la madre, o que al menos la genética materna tiene una gran influencia en la inteligencia del niño, aunque no se puede afirmar que sea la única causa.

El desarrollo de la inteligencia es complejo y no depende de un solo factor. Se podría decir que los genes maternos aportan la base de la inteligencia del niño, pero si no se estimula correctamente, su desarrollo quedará estancado. Por lo tanto, la inteligencia es hereditaria en parte

Desarrollo de la inteligencia

Los fetos reciben un cromosoma de cada uno de sus padres, un cromosoma X de la madre, y un cromosoma X o Y del padre. Está demostrado que los genes de la madre componen en su mayoría la corteza cerebral, mientras que los del padre componen el sistema límbico. Por eso se dice que la inteligencia no se hereda del padre, sino de la madre.

Esa es la base genética, pero son otros muchos factores los que condicionan el desarrollo de la inteligencia a lo largo de la vida del niño. Lo curioso, es que aquí sí tiene más relevancia la relación con la madre y los factores ambientales.

Estimulación sensorial

El entorno que rodea a los bebés tiene un papel fundamental en el desarrollo de la inteligencia. Los estímulos de todo tipo en los sentidos ayudan al desarrollo intelectual, además de otros factores como el nivel cultural de los padres o la estabilidad emocional en el hogar.

Afecto

Los bebés que desarrollan un fuerte vínculo afectivo con sus familias, especialmente con sus madres, son capaces de resolver juegos más complejos mucho antes que otros niños. Además, estos niños desarrollarán un hipocampo más grande.

Alimentación

Una buena alimentación aportará además los nutrientes necesarios para que todas las capacidades del niño se desarrollen correctamente. Esto es especialmente importante durante sus primeros años de vida, por lo que hay que prestar atención a todo lo que el niño toma.

Como ves, no es posible afirmar que la inteligencia se hereda, a pesar de que sí exista un componente genético en su desarrollo. Lo mejor es no dar por supuesto que un niño será inteligente solo porque sus padres lo son, y hacer todo lo necesario para estimular su desarrollo cognitivo desde el primer momento.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cosmética genética o personalizada: ¿En qué consiste?
Siguiente
Los métodos anticonceptivos femeninos más seguros para las mujeres