enfermedades-profesionales
Las condiciones laborales pueden originar una enfermedad profesional.

Se entiende por enfermedad laboral o profesional (ambos términos hacen referencia a lo mismo) aquella enfermedad que un trabajador por cuenta ajena contrae en su puesto de trabajo y como consecuencia de las condiciones laborales. La enfermedad tiene que estar recogida en el listado oficial publicado por el Ministerio de Trabajo.

En el listado del Ministerio de Trabajo, que apareció en el Real decreto 1299/2006, se agrupan las enfermedades laborales en seis grupos fundamentales, según su agente causal:

  • Grupo 1: Enfermedades profesionales causadas por agentes químicos. Los agentes químicos considerados son metales, metaloides, halógenos, ácidos inorgánicos, ácidos orgánicos, alcoholes y fenoles. Se trata de intoxicaciones o enfermedades crónicas causadas por la exposición a un agente tóxico.
  • Grupo 2: Enfermedades profesionales causadas por agentes físicos. Un agente físico es una manifestación de energía que puede causar daño a la persona. Hablamos de energía mecánica (ejemplo, vibraciones, exceso de ruido…), la temperatura (frio o calor extremos)         , las radiaciones de distinto tipo (infrarrojas, ultravioletas e ionizantes). Entran aquí también todas las enfermedades laborales causadas por posturas forzadas, movimientos repetitivos o esfuerzos físicos.
  • Grupo 3: Enfermedades profesionales causadas por agentes biológicos.          Los agentes biológicos incluyen básicamente a bacterias, virus, hongos, amebas y parásitos.
  • Grupo 4: Enfermedades profesionales causadas por inhalación de sustancias y agentes no comprendidas en otros apartados.
  • Grupo 5: Enfermedades profesionales de la piel causadas por sustancias y agentes no comprendidos en alguno de los otros apartados.

Los grupos 4 y 5 son una especie de cajón de sastre donde meter aquellas causas que no se ajustan a ninguno de los otros grupos.

  • Grupo 6: Enfermedades profesionales causadas por agentes carcinogénicos. Canceres asociados a sustancias como el amianto, el benceno o el polvo de madera dura.

De estos seis grupos son las enfermedades profesionales debidas a agentes físicos las más comunes, con mucha diferencia sobre el resto. Según los datos de 2012, el 82,2% del total de enfermedades laborales se deben a agentes físicos, y el intervalo de edad más susceptible a sufrirlas se sitúa en torno a los 40-44 años.

Para que a un trabajador se le reconozca una enfermedad laboral debe quedar probada la existencia en el ambiente de trabajo de uno de los agentes causales recogidos en el listado; y por supuesto debe demostrarse que ese agente, y no cualquier otra cosa, es el causante de la enfermedad.

Las enfermedades laborales implican al menos a dos disciplinas: la higiene industrial para prevenirlas y la medicina del trabajo para tratarlas y rehabilitar a los trabajadores afectados.

2 Comentarios

  • José Castillo,

    Soy maquinista y tengo una lesión muscular en la pala iliaca del longuisimo derecho esto me paso trabaja doy me dicen que es una enfermedad común es cierto o es profesional?

    • Hermandad Madrileña,

      Usted deberá acudir al Especialista en Medicina del Trabajo y después de un reconocimiento médico, valoración de su historial laboral, riegos de su puesto de trabajo así como informes médicos de la enfermedad será el único q podrá determinar si lo que presenta usted es una enfermedad común o profesional.
      Y a partir de aquí la conducta a seguir.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    No todas las grasas vegetales son buenas. Cuidado con las grasas trans
    Siguiente
    Grasas saturadas, insaturadas y de otros tipos. ¿Existen grasas buenas y malas?