La quimioterapia es uno de los tratamientos contra el cáncer que mejores resultados suelen obtener. Como sabréis, se basa en el uso de medicamentos citotóxicos que atacan a las células cancerosas impidiendo su reproducción. El problema es que también dañan a las células sanas, lo que provoca todo tipo de efectos en el paciente. Hoy traemos una recopilación de los efectos secundarios de la quimioterapia a largo plazo y corto plazo.

Principales efectos secundarios de la quimioterapia

Fatiga: es el síntoma más común descrito por los pacientes que se someten a quimioterapia.

Dolor: la quimioterapia puede causar dolor en algunas personas, lo que incluye dolores de cabeza, musculares, de estómago o dolor por daño nervioso. Estos dolores suelen remitir con el tiempo y los médicos pueden decidir si administrar algún medicamento para aliviarlo.

Perdida de pelo: este es el efecto más visible de la quimioterapia y de los que más impacto psicológico causa en el paciente y en su entorno. Normalmente comienza tras las primeras semanas o sesiones del tratamiento.

Trastornos sanguíneos: el uso de quimioterapia afecta a la producción de células de la sangre, causando complicaciones derivadas de un bajo recuento de glóbulos rojos o de glóbulos blancos, como pueden ser la anemia o el aumento del riesgo de infecciones.

Ulceras en boca y garganta: la quimioterapia puede dañar las células que recubren la boca y la garganta provocando ulceras, que normalmente aparecen días después de recibir la quimioterapia.

Náuseas y vómitos: efectos secundarios comunes de la quimioterapia. Dependen del tipo de quimioterapia y de la dosis. Normalmente pueden prevenirse fácilmente con la medicación adecuada.

Pérdida de apetito: las personas que reciben quimioterapia suelen perder el apetito y saciarse con facilidad. Si no se controla, este efecto secundario puede llevar a la malnutrición.

Diarrea o estreñimiento: ciertos tipos de quimioterapia provocan diarreas acuosas. Otros pueden causar el efecto contrario, es decir, el estreñimiento.

Problemas sexuales: la quimioterapia puede afectar a la función sexual y a la fertilidad.

Daños en el sistema nervioso: algunos medicamentos que se usan en quimioterapia pueden dañar los nervios provocando síntomas como hormigueo, debilidad, adormecimiento, pérdida de equilibrio, problemas visuales, colores de cabeza, torpeza o temblores. En algunos casos este daño puede ser permanente.

Problemas en el embarazo: se desaconseja a las mujeres quedarse embarazadas durante el tratamiento, pues la quimioterapia podría dañar al feto.

No pretendemos asustar a nadie, sino informar sobre los efectos secundarios de la quimioterapia. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen una vez que se pone fin al tratamiento, aunque algunos pueden continuar o volver.

Por suerte, los medicamentos son cada vez más específicos (se diseñan para atacar principalmente a las células cancerosas, respetando en lo posible las sanas), lo que reduce estos efectos secundarios de la quimioterapia. Además, la mayoría de estos efectos negativos pueden tratarse satisfactoriamente.

 

 

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cialis genérico: 7 cosas que debes saber antes de tomarlo
Siguiente
Propiedades y beneficios del té que desconocías