menopausia
La menopausia no es el fin de nada.

La menopausia, del griego mens, ‘mensual’, y pasi, ‘cese’ (es decir, cese mensual) constituye el fin permanente de la regla. Se trata de una etapa natural en la vida de toda mujer, por lo que en modo alguno debe considerarse como una enfermedad, si bien es cierto que trae consigo algunos efectos secundarios indeseados. Vamos a hablar sobre esos efectos secundarios.

Los síntomas de la menopausia aparecen alrededor de los 45 años, aunque varía mucho según las mujeres (puede aparecer antes o después). No es algo que aparezca de golpe, de un día para otro, sino que viene precedido por un periodo de unos cuatro años llamado premenopausia, en el que la producción de hormonas sexuales disminuye gradualmente. La menopausia se establece después de un periodo de un año sin regla.

Efectos biológicos de la menopausia

Biológicamente, la menopausia conlleva múltiples efectos secundarios que es recomendable controlar. Aquí listamos algunos cuantos:

Sofocos: los famosos sofocos de la menopausia, una repentina y transitoria sensación de calor, se atribuyen a alteraciones en el mecanismo de control de la temperatura por los cambios hormonales que se producen en esta etapa. También se producen mareos y vértigos

Tendencia a engordar: la disminución de hormonas femeninas provoca que la grasa se acumule con más facilidad en el abdomen y que aumente la retención de líquidos.

Perdida de deseo sexual: se asocia a la bajada de estrógenos, aunque también hay otros factores como la sequedad vaginal o incluso al dolor durante el coito.

Insomnio y alteraciones del sueño: los sofocos, que vienen acompañados de una sudoración profusa, muchas veces despiertan a las mujeres durante la noche, haciendo que tengan dificultades para volver a conciliar el sueño.

Osteoporosis: las hormonas femeninas protegen contra la descalcificación de los huesos, por eso, al disminuir su cantidad, los huesos se vuelven más frágiles.

Efectos psicológicos de la menopausia

La forma de afrontar la menopausia es diferente según la mujer. Los efectos psicológicos que pueda tener la llegada a esta etapa no pueden a atribuirse solo a los cambios hormonales, sino también a aspectos socioculturales. Por ejemplo, socialmente la menopausia se asocia muchas veces a hechos negativos como la vejez o la perdida de la capacidad para tener hijos, cosas que se resumen en expresiones tan de mal gusto como “se le ha pasado el arroz”. Esto puede hacer que las mujeres se vean menos valoradas al llegar la menopausia porque sienten que han perdido su “rol tradicional”,  por eso algunas se deprimen, muestran ansiedad o se vuelven irritables. También hay las que reaccionan intentando volver al ritmo de vida de una chica de veinte años.

Los tratamientos de reemplazo hormonal se usan para mitigar estos efectos secundarios psicológicos de la menopausia. Los expertos recomiendan que la menopausia se asuma de la forma más natural y saludable posible y que no se considere el fin de nada. Lo más importante es mantenerse activas y optimistas. Hay que recordar que el valor de una mujer no se mide, ni mucho menos, por su juventud o su capacidad de ser madre.

Ahora queremos conocer la opinión de nuestras lectoras. ¿Qué cambios habéis sentido al llegar a la menopausia? ¿Cómo afrontáis esta etapa? Dejad vuestras experiencias en los comentarios.

10 Comentarios

  • esposo 2,

    Mi esposa paso la etapa de sofocamiento y la supero a base de ejercicio, la parte sicologica me preocupa porque en su articulo expone que pueden volverse al ritmo de vida de los 20 anos. Puede ella tomar decisiones debido a la menopausia de una separacion definitiva de 25 anos de casados o es una situacion aislada de problemas anteriores

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Las diferencias genéticas entre gemelos, mellizos y clones
    Siguiente
    Causas, síntomas y consecuencias del infarto de miocardio