Seguro que muchas veces te has preguntado por tus orígenes. ¿Tuviste algún antepasado famoso? ¿Tienes antepasados de otros países?  La forma de averiguarlo es trazando tu árbol genealógico genético

¿Qué es un árbol genealógico?

Un árbol genealógico, simplemente, es un registro del linaje de una familia. Dicho registro se representa gráficamente en forma de árbol, donde los antepasados más lejanos son el tronco, del cual nacen las ramas que van creciendo y dividiéndose a medida que pasa el tiempo. 

Antes para conocer nuestras relaciones de parentesco había que acudir a registros informativos de otras épocas y al testimonio de familiares. A día de hoy, mediante un test de ADN es posible conseguir información sobre tus antepasados e incluso saber si compartes linaje con algún personaje histórico. 

Nuestra ascendencia genética está escrita en nuestro ADN

Desde el punto de vista biológico, somos lo que somos gracias a nuestro ADN, la abreviatura de ácido desoxirribonucleico, el hermoso e intrincado código genético que se encuentra dentro de cada célula y que contiene información vital sobre todos los seres vivos. Es el «plano» molecular de la vida grabado en nuestras células y transmitido de generación en generación.

Los seres humanos están formados por millones de células, la mayoría de las cuales contienen una copia de tu ADN, una compleja molécula formada por su código genético, una combinación del ADN de cada uno de sus padres. El ADN contiene sus instrucciones biológicas, la enciclopedia de su origen y la historia de sus antepasados contada a través de los fragmentos de ADN que han sido transmitidos de generación en generación.

¿Para qué sirven los árboles genealógicos?

Los árboles genéticos tienen utilidades que van mucho más allá de satisfacer tu curiosidad. Los árboles genealógicos establecen derechos de herencia y derechos a la propiedad, y pueden ser críticos para probar o refutar cuestiones importantes de derecho.

Los árboles genealógicos también ayudan a los profesionales médicos a contestar preguntas. A medida que la genética se vuelve más sofisticada, los investigadores, epidemiólogos y científicos de todo tipo pueden encontrar pistas valiosas para curar enfermedades incrustadas en árboles genealógicos.

¿Cómo se hace un árbol genealógico genético?

Los árboles genealógicos genéticos pueden hacerse por una investigación histórica (por ejemplo, establecer el linaje de una familia real), investigación médica (descubrir la historia de una enfermedad genética dentro de la familia) u otro tipo de investigación (por ejemplo, descubrir si alguien es legítimo heredero de una fortuna). 

En cualquier caso el árbol se empieza a trazar desde una sola persona y a partir de allí se van estableciendo las relaciones de parentesco que van creando el árbol. Primero se dibuja a familiares directos (padres, hermanos, hijos). Luego se va retrocediendo hasta llegar lo más lejos posible.

Los árboles genealógicos genéticos se parecen mucho a los normales, solo que además de la información habitual de cada miembro de la familia (nombre, edad, etc.) Se añade información sobre su código genético, lo que permite analizar el patrón de herencia de uno o varios genes. 

Pero la genética permite ir más allá, también puede dilucidar relaciones de parentesco y establecer los orígenes de tu linaje, ya que existen diferencias genéticas entre poblaciones. De esa forma se puede averiguar si los orígenes de una familia se remontan a Europa del Este o el Norte de África.

 

Si tienes la oportunidad te recomendamos que hagas tu árbol genealógico. Averiguarás cosas muy interesantes sobre tus orígenes, puede que elimines algunos de tus prejuicios y descubrirás que todos somos primos lejanos.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Hemodiálisis: Todo lo que debes saber
Siguiente
Los primeros síntomas de la demencia senil y cómo detectarlos