La secreción de mucosidad por parte del organismo en las vías respiratorias es un proceso común el cual ayuda a mantener despejados los canales de circulación del aire. Sin embargo, cuando se producen procesos inflamatorios dentro del sistema respiratorio ya sean provocados por afecciones internas como la EPOC o por factores externos como virus o bacterias, se secretan excesivas cantidades de flemas. Es aquí donde se requiere de la ayuda de los medicamentos mucolíticos los cuales favorecen la fluidificación, disolución y expulsión de estos mocos. Actualmente existen varios tipos de mucolíticos, siendo la acetilcisteína uno de los más reconocidos y usados.

El mucolítico actúa contra las estructuras quimicofísicas en las secreciones bronquiales anormales. Durante su actuación, modifica la estructura de las secreciones las cuales están compuestas mayormente de mucoproteinas y agua. Estos cambios disminuyen la viscosidad de la flema lo cual ayuda a la fluidificación del moco y, por ende, minimiza la retención de secreciones y con ello se reducen las frecuencias e intensidad de la tos. 

Mecanismo de acción de los mucolíticos con los tiólicos (acetilcisteína)  

Estos ejercen su acción directamente sobre el moco, fragmentando el mismo y ayudando así a su disolución. Esto sucede gracias a que los mucolíticos tiólicos o azufrados actúan directamente sobre los enlaces (o puentes) disulfuros de las mucoproteínas, rompiéndolos. Esta acción modifica la estructura del moco y este comienza a hacerse más fluido, facilitando su expulsión.

Actualmente la acetilcisteína se puede administrar de varias maneras: jarabes, comprimidos efervescentes o granulado en sobres, por inhalación o por vía intravenosa (estas dos últimas deben ser supervisadas por un médico especialista).

Beneficios de la acetilcisteína 

 La Acetilcisteína además ejerce una acción antioxidante directa a través de su exclusivo grupo sulfhidrilo libre (-SH), que actúa directamente sobre los radicales oxidantes.

Así mismo ejerce una acción antioxidante indirecta al ser la precursora de la síntesis del glutatión. Por ello la acetilcisteína proporciona varios beneficios al organismo como:

  • Favorece la fluidificación y eliminación del moco retenido en los diferentes procesos catarrales y gripales.
  • Es un excelente antioxidante, lo cual brinda una excelente protección respiratoria contra agentes libres y toxinas.
  • Puede ser de utilidad con la supervisión de un médico en aquellas patologías que cursan con hipersecreción de moco como la bronquitis, la EPOC, …

Efectos secundarios de los mucolíticos y la acetilcisteína 

Como todos los medicamentos, los mucolíticos y la acetilcisteína pueden producir efectos secundarios en algunas personas. Algunos de los efectos más conocidos son:

  • Por su potente grupo -SH reductor puede producir irritación en la mucosa gástrica y, por ende, se pueden presentar molestias digestivas como dolor abdominal, náuseas y diarreas…
  • Como con cualquier medicamento hay posibilidad de sufrir reacciones alérgicas acompañadas o no de hipersensibilidad, dolores de cabeza, taquicardia, urticaria y erupciones en la piel. 

Es importante reseñar que siempre hay que leer las instrucciones de los medicamentos y en caso de dudas consultar con el farmacéutico o el médico.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
¿Cómo actúan los mucolíticos?
Siguiente
¿Qué es el eczema y qué es lo que causa esta enfermedad?