Los perjuicios que provocan los cigarrillos en nuestra salud son incontables pero en muchas ocasiones los fumadores se resisten a dejarlo por miedo a la abstinencia. En estos casos los beneficios de dejar de fumar  pueden ayudar a tomar la decisión.

Beneficios de dejar de fumar

Acabar con el tabaco es uno de los sueños de muchos fumadores que tras varios intentos infructuosos ven imposible eliminar esta adicción. Las ventajas de dejar de fumar se manifiestan en la vida cotidiana y aumentan según pasa el tiempo evitando la nicotina. La dependencia física, emocional y mental que genera este componente hace que la abstinencia sea muy desagradable produciendo depresión, irritabilidad o dolores de cabeza. Sin embargo, los intentos fallidos no son fracasos, son pasos que pueden acercarnos más a nuestro objetivo para alcanzar los beneficios de dejar de fumar.

SEMANA 1:

A los 20 minutos de haber dejado el tabaco nuestro cuerpo aun no experimenta síntomas de abstinencia pero la frecuencia cardiaca vuelve al nivel normal. A partir de las 24 horas los riesgos de sufrir un infarto ya han disminuido pero la ansiedad aumentará durante los primeros tres días y puede durar hasta 2 semanas. La nicotina desaparecerá de nuestra sangre a partir del segundo día que dejemos de consumirla.

SEMANA 2:

A estas alturas ya estarás que te subes por las paredes pero debes tener presente las ventajas que experimentas en tu propio día a día: el gusto por los alimentos vuelve,  la piel retoma un color más claro y el sentido del olfato resucita.

3-9 MESES:

La circulación mejora y disminuye la congestión nasal, por lo que acciones cotidianas como caminar o respirar resultan mucho más sencillas. Probablemente los beneficios de dejar de fumar se manifiesten también en el trabajo, ya que es mucho más fácil conseguir uno nuevo y genera menos problemas a la hora de conservarlo. Además, se puede llegar a ahorrar mucho dinero por lo que en la cartera encontrarás lo necesario para darte más caprichitos que en tu época de fumador.

1 AÑO

Es un momento peligroso ya que después de 12 meses nuestro cuerpo se ha acostumbrado a  una saludable vida sin nicotina pero nuestra mente es muy débil y puede aprovechar cualquier situación como el aburrimiento o un café con un amigo fumador para hacernos caer en la tentación. Por eso, aunque nuestra cabeza se empeñe en decirnos que ya lo hemos superado, se aconseja evitar este tipo de situaciones. Volver a tomar un cigarrillo tras un año de esfuerzo y sacrificio producirá una sensación de fracaso y aumentará las posibilidades de recaer.

5 AÑOS

¡Enhorabuena! Tras 5 años sin probar el tabaco se ha dejado atrás el riesgo a padecer muchas enfermedades, otro de los beneficios de dejar de fumar: los problemas cardiovasculares disminuyen a la mitad a partir del primer año y lo mismo ocurre con el cáncer de pulmón, de boca, de esófago y de vejiga. El riesgo de disfunción eréctil es menor y los dientes y las encías se vuelven más saludables.

 Constancia

Olvidar el tabaco es un proceso muy duro pero los beneficios de dejar de fumar compensan el sufrimiento que pueda ocasionar la abstinencia. Lo más importante una vez alcanzado el objetivo es mantener la situación esperada que tanto ha costado alcanzar. Las actividades físicas o de meditación ayudan a los ex fumadores a mantener la constancia, aunque la buena salud adquirida o el dinerito ahorrado al no comprar cigarrillos también pueden ser buenos alicientes.

Los perjuicios que provocan los cigarrillos en nuestra salud son incontables pero en muchas ocasiones los fumadores se resisten a dejarlo por miedo a la abstinencia. En estos casos los beneficios de dejar de fumar  pueden ayudar a tomar la decisión.

 María De Las Heras, periodista.

1 Comentario

  • susana,

    dejé de fumar hará 3 años y medio.
    Lo pasé muy mal.
    Los dias siguientes, cogí una especie de tos, dolor de garganta y de pecho increibles…. como si fuera un gripe muy muy fuerte.
    Nunca había tenia algo tan fuerte, y era verano, quise pensar que mi cuerpo estaba con el mono, despues de 25 años fumando.
    Pues bien, despues de ese resfriado tan fuerte, empezé a respirar mal
    y me diagnosticaron asma. Asma ! casualidad ? ufff no sé. yo nunca me había puesto enferma, quitando ligeros dolores de cabeza a lo mejor dos veces al año.
    No hay ni un solo día que no me apetezca fumarme un cigarro. ni uno.
    Evito, bares y charlas en cafeterias, para no sucumbir a las tentaciones- tambien evito sitios con humo y a las personas fumadoras. que mierda eh ?
    han pasado tres años y medio, y he engordado 20kilos. mi humor tambien, ya no estoy tan alegre. y si alguien se pregunta… pero habrás ganado en salud,….creerme que no. que estoy muchoo peor que cuando fumaba-
    Joder como me gustaría asomarme al balcon y aprovechando ese airecito fresco y encender un pitillo.
    Para mi, fumar era un placer. me gustaba. no abusaba del tabaco.
    joder, que rabia.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Remedios naturales para dormir
    Siguiente
    Endoscopia Bariátrica: Una nueva etapa en el tratamiento de la obesidad