Sensibilidad-dental

¿Has notado algún escalofrío cuando tomas algo demasiado frío como un helado? Una punzada de dolor en los dientes que dura apenas unos instantes. Es lo que los dentistas conocen como sensibilidad dental: un dolor dental intenso y transitorio al contactar los dientes con algún estimulo externo como frío, calor, presión, ácidos….

¿Cuáles son las causas de la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental, o hipersensibilidad dentaria, es algo bastante común. Se calcula que la sufre aproximadamente un tercio de la población y está detrás de la mayoría de los dolores dentales.

La causa de la sensibilidad es la desprotección de la dentina. Un diente tiene varias capas. La capa más profunda es en la que se encuentra el nervio dental. El nervio dental está protegida por una capa de dentina, donde se encuentran las terminaciones nerviosas. La siguiente capa, justo por encima de la dentina, es el esmalte dental. Cuando el esmalte dental se pierde, la dentina queda expuesta y con ella las terminaciones nerviosas. Por eso, en casos de sensibilidad dental, cualquier estimulo puede llegar a las terminaciones nerviosas allá sonde no están protegidas por el esmalte y producir una sensación dolorosa.

Ósea, que básicamente la sensibilidad dental se debe a la pérdida del esmalte dental. Pero, ¿cuál es la causa de esta pérdida? Podemos citar tres principales:

  • Perdida por roce. Normalmente por un cepillado de dientes demasiado brusco o agresivo.
  • Perdida por contacto entre dientes. El rechinar o apretar los dientes, como en el bruxismo, lleva al desgaste de la capa de esmalte.
  • Perdida por erosión. Los alimentos ácidos y otros agentes químicos como los ácidos gástricos y algunos blanqueadores pueden erosionar el esmalte.

Algunos remedios para evitar la sensibilidad dental     

Hay remedios para evitar la sensibilidad dental. Son varias las pautas que se pueden seguir. Por ejemplo:

  • Evitar los alimentos o bebidas acidas.
  • No usar palillos de madera para eliminar los restos de comida entre los dientes.
  • No rechinar o apretar los dientes.
  • Cepillarse los dientes sin demasiada fuerza. Los expertos aconsejan usar un cepillo de cerdas no muy duras y cepillarse con movimientos circulares, no horizontales (es decir, hacerlo en círculos y no de arriba a abajo).

Si ya se tiene sensibilidad dental lo recomendable es ir a un dentista para recibir tratamiento adecuado. Tratamiento que puede ir desde el uso de enjuagues, geles o dentífricos que protejan la dentina, hasta hacer un empaste o realizar una endodoncia.

No hay que dejar de tratar la sensibilidad dental, puesto que puede desembocar en caries o en patologías más graves, como la gingivitis o la periodontitis.

1 Comentario

  • Aaron,

    hay que prevenir la salud dental, tuve que ir al Dr. Perea en Madrid, estaba cerca de mi trabajo proximo al Auditorium, tenía una recisión de encías debido a un fuerte cepillado de dientes y he quedado encantada con el buen trabajo que me ha hecho

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Las 10 principales causas de muerte en España
    Siguiente
    Efectos secundarios y contraindicaciones del Sintrom