Si hay alguna enfermedad que nunca falta a su cita anual, esa es la gripe. Además, cada año es necesaria una nueva vacuna, porque si algo caracteriza al virus de la gripe es su capacidad de mutación. ¿Qué tipos de vacunas antigripales existen? Estas a punto de descubrirlo.

La fabricación de vacunas frente a la gripe se ve dificultada por la capacidad de los influenzavirus A y B de experimentar variaciones en dos de sus antígenos de superficie: HA y NA. Los antígenos son las proteínas que causan la reacción inmune.  Existen dos mecanismos por los que pueden producirse estas variaciones:

1. Deriva antigénica: Acumulación de mutaciones puntuales en los RNA que codifican para HA y NA.

2. Cambio antigénico: Proceso por el cual dos cepas distintas (normalmente una humana y otra animal) infectan simultáneamente a un individuo y se combinan para dar lugar a una nueva cepa que expresa una mezcla de antígenos de las dos cepas originales.

Tipos de vacunas antigripales

Las vacunas antigripales son trivalentes, ya que incluyen componentes de tres subtipos distintos: influenza A H3N2, influenza A H1N1 e influenza B, que son los más comunes. Las vacunas frente a la gripe se clasifican en dos grandes grupos: inactivadas y atenuadas.

Las vacunas inactivadas pueden ser:

-Vacunas de virus enteros. Constituidas por virus enteros inactivados químicamente. Hoy día prácticamente no se utilizan.

-Vacunas de virus fraccionados. Se obtienen fraccionando la membrana lipídica del virus con disolventes o detergentes y purificando los componentes antigénicos protectores (HA y NA). Incluyen otros componentes virales como proteínas, lípidos y ARN.

-Vacunas de subunidades. Llevan exclusivamente HA y NA purificados.

-Vacunas de subunidades adyuvadas. Son vacunas de subunidades que potencian su efecto inmune mediante la adición de un adyuvante (MF59.1).

-Vacunas de subunidades virosómicas. Son igualmente vacunas de subunidades que utilizan partículas similares a la cápsula viral (virosomas) donde se integran los antígenos protectores (HA y NA).

Las vacunas atenuadas se preparan a partir de virus vivos a los que se trata para que pierdan su virulencia. Las más utilizadas hoy por hoy son las adaptadas al frío o ca (Cold Adapted), de administración intranasal. Se llaman así porque su óptimo de crecimiento se da a temperaturas inferiores a la temperatura corporal humana, por lo que su replicación es muy lenta en el hombre.

1 Comentario

  • Sergio Corzo,

    Hola. Me parece interesante la información de este articulo. Me encantaría saber más de este tema. serian tan amables de pasarme la bibliográfia de donde se obtuvo esta información. De antemano, gracias.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Previous reading
    Remedios caseros para la congestión nasal en niños y adultos
    Next reading
    Qué síntomas tiene el cáncer (y podemos pasar por alto)