síndrome de chiari

Hace unos días recibíamos a través de nuestro Facebook una petición a la que no pudimos negarnos: dedicar un par de artículos a hablar sobre el síndrome o malformación de Chiari  (ambas patologías raras y muy relacionadas entre sí) aprovechando que este mes de Septiembre como el Mes de Conciencia acerca de la Malformación Arnold Chiari y la Siringomielia.

La petición nos la hizo María de Conquer Chiari Walk Across America, dedicada a conseguir fondos para la investigación del Chiari. Os invitamos a visitar su web y esperamos que este artículo sobre el Chiari y el próximo sobre siringomielia ayuden en algo a promover su causa.

6 claves del síndrome de Arnold Chiari

¿Qué es el síndrome de Chiari?

El síndrome de Arnold Chiari es una malformación del cerebelo en la cual éste se encuentra más debajo de su posición habitual, introduciéndose parcial o totalmente por el foramen magno (la abertura en el hueso posterior del cráneo por la que el bulbo raquídeo sale de la bóveda craneal y se continúa el sistema nervioso). Al introducirse por el foramen magno, el cerebelo comprime el tronco encefálico y todo lo que está después.

¿Cuántos tipos de Chiari hay?

Según el nivel de desplazamiento a través del foramen magno se consideran cinco tipos de malformaciones de Chiari. El tipo I es la forma más leve y la más común y el tipo V la más grave y rara. La gravedad de la malformación es mayor cuanta más cantidad de cerebelo que atraviesa el foramen.

¿Cuáles son las causas del  Chiari?

Existen causas primarias y secundarias. Las primarias son malformaciones congénitas debidas a fallos en el desarrollo embrionario. Las secundarias se producen después del nacimiento, normalmente debido a traumatismos, infecciones o intoxicaciones que desencadenan un exceso de drenaje de líquido cefalorraquídeo que empuja el cerebelo hacía abajo.

¿Cómo se manifiesta el Chiari?

Los síntomas del Chiari dependen del tipo. El tipo I puede ser asintomático. En el resto de tipos los síntomas son muy variados, aunque existen síntomas comunes, especialmente el dolor de cabeza localizado en el área occipital (que se agrava al toser o agacharse). Todos los posibles síntomas son debidos a la presión que el empuje del cerebelo provoca sobre el resto del sistema nervioso. Esa presión sobre el SNC puede causar vómitos, mareos, vértigos, problemas sensoriales, depresión, fallos motrices, insomnio y un largo etcétera.

También es normal que el Chiari se asocie a otras anomalías como la siringomielia o la espina bífida.

¿Cómo se diagnostica el Chiari?

El diagnóstico es complicado, por la multitud de síntomas. De hecho, suele confundirse de primeras con alguna otra enfermedad, y es necesaria la pericia del médico para el diagnóstico correcto. Una vez que existe sospecha, se realiza una resonancia magnética para comprobar o descartar la existencia de la malformación.

 ¿Cómo se trata el Chiari?

En los casos asintomáticos no hace falta tratamiento, porque el paciente puede hacer vida normal. Si hay síntomas como los dolores de cabeza se administra medicación para aliviarlos. En ocasiones se recurre a la cirugía para corregir la malformación. Este tipo de intervenciones suelen dar un buen resultado.

¿Te ha gustado nuestro artículo sobre la malformación de Chiari? Ayúdanos a dar a conocer este síndrome compartiéndolo con las redes sociales.

4 Comentarios

  • Ari,

    https://achiari.wordpress.com en este blogg podéis encontrar las vivencias en primera persona por una persona enferma de arnold chiari

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Anterior
    Nuevo directorio de ginecólogos en México
    Siguiente
    ¿Cuáles son los síntomas de la esquizofrenia?