En nuestra habitual sección Conociendo las enfermedades raras es el momento de hablar de la miastenia gravis, ahora con más motivo, puesto que no hace nada –el dos de junio- que se ha celebrado el Día Nacional contra la Miastenia.

Miastenia gravis
La caída de los parpados o ptosis es un signo característico de la miastenia gravis.

¿Qué es la miastenia gravis?

La miastenia gravis se define como una enfermedad neuromuscular rara. Es neuromuscular porque afecta al modo en que se transmiten los impulsos nerviosos a los músculos. El problema está en la unión entre los nervios y los músculos.

Si pudiésemos aumentar el tamaño de una de estas uniones veríamos como entre la terminación nerviosa y el musculo que inerva existe un estrecho espacio, la llamada hendidura sináptica. Curioso que la llamen unión; pero entonces, ¿cómo se transmite el impulso nervioso desde la terminación nerviosa al musculo para que este se contraiga? Pues bien, la terminación nerviosa libera acetilcolina, una molécula neurotransmisora que “salta” la hendidura y se une a los receptores de acetilcolina del musculo. Es la unión de la acetilcolina a su receptor la que provoca la contracción muscular.

Lo que ocurre en la miastenia gravis es que los anticuerpos atacan a los receptores de acetilcolina impidiendo la unión de la acetilcolina y el receptor y, por tanto, la transmisión del impulso nervioso. A la vista de esto podemos  catalogar a la miastenia gravis como una enfermedad autoinmune (el sistema inmune reacciona contra elementos del propio organismo, en este caso los receptores de acetilcolina).

¿Cuáles son los síntomas de la miastenia gravis?

Sabiendo en que consiste la miastenia gravis no es difícil intuir sus consecuencias. La pérdida de la transmisión del impulso nervioso a los músculos se provoca una debilidad muscular generalizada. El propio nombre de la enfermedad así lo indica, ya que en latín significa literalmente “debilidad muscular grave”.

La debilidad muscular generalizada se traduce en multitud de síntomas. Pensemos en la cantidad de músculos que tiene el cuerpo humano. Las personas con miastenia gravis pueden tener dificultades para mover cualquier musculo voluntario de su cuerpo, desde los de los brazos hasta los que controlan sus expresiones faciales o la deglución; así que los afectados sufren dificultades en actividades tan simples como tragar o abrir los ojos.

La debilidad muscular es mayor tras periodos de actividad y mejora durante el descanso. El primer síntoma que perciben los afectados es la visión doble o diplopía, por culpa de la debilidad de los músculos que controlan los movimientos oculares. En casos graves puede producirse la muerte por insuficiencia respiratoria, causada por la debilidad de los músculos intercostales y del diafragma que controlan la respiración.

En el próximo post hablaremos de cómo se trata esta enfermedad.

1 Comentario

  • Enfermedades raras: Diagnostico y tratamiento de la Miastenia gravis,

    […] es una sustancia que desbloquea la unión de la acetilcolina a su receptor (ver post anterior, Conociendo las enfermedades raras: que es la Miastenia gravis (I),  dónde se explica el papel de la acetilcolina en la enfermedad). Para el diagnostico se […]

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Anterior
    Frio y sueño despues de comer: efectos secundarios de la digestión
    Siguiente
    Las claves del éxito de la clonación terapéutica