De un tiempo a esta parte las vacunas parecen estar en entredicho. Culpa de ello la tiene el llamado movimiento anti vacuna, que evita la vacunación porque asegura que es más dañina que beneficiosa. Aunque sus argumentos resultan poco creíbles, siendo generosos, lo cierto es que los anti vacunas han conseguido cierta presencia en EE.UU y otros países, y aquí ya se ven algunos casos. Por eso la importancia de hablar de qué es la vacunación y por qué vacunarse.

¿Qué es la vacunación?

La vacunación es la administración de vacunas. Una vacuna es un preparado realizado a base de microorganismos patógenos que han sido previamente muertos o atenuados. Al inyectarse en nuestro organismo, las vacunas inducen a nuestro cuerpo a producir anticuerpos contra los patógenos, generando inmunidad natural contra ellos.

Sin las vacunas, el organismo tendría que enfermar para poder producir anticuerpos con los que defenderse de un patógeno. Con el consiguiente riesgo para la salud. Con las vacunas, cuando el patógeno ataca, nuestro organismo ya está preparado para defenderse.

Cuando te vacunas, el agente patógeno que incluye la vacuna no puede hacer que enfermes, pero es suficiente para que tu sistema inmune genere anticuerpos contra él. Como resultado, se consigue la inmunidad contra la enfermedad en el futuro sin necesidad de haber enfermado.

¿Por qué vacunarse?

Las vacunas son una de las principales medidas de prevención de enfermedades que en algunos casos pueden resultar mortales como la difteria, el tétanos y la tosferina. Además, si la gente dejase de vacunarse, enfermedades que se han vuelto poco comunes, como el sarampión volverían con fuerza.

En muchos casos la vacunación puede significar la diferencia entre vivir y morir. Por ejemplo, en Estados Unidos las infecciones que se pueden prevenir mediante la vacunación matan cada año a más personas que el VIH, los accidentes de tráfico o el cáncer de mama.

Las vacunas son seguras. Las vacunas son uno de los productos médicos más seguros y eficaces de los que disponemos en la actualidad y pueden evitar el sufrimiento y los costes asociados con las enfermedades infecciosas. A pesar de lo que dicen los antivacunas, los riesgos potenciales asociados con las enfermedades prevenidas por las vacunas son mucho mayores que los riesgos potenciales de las propias vacunas.

No vacunarse no solo pone en riesgo a quien no ha recibido la vacuna, sino también a todos los que están a su alrededor.

Esperamos que estas razones te hayan convencido de por qué vacunarse es importante para tu salud y la de todos.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Cómo evitar la alergia primaveral, remedios caseros
Siguiente
Qué es asma bronquial: signos y síntomas en adultos