puré de verduras para bebes
puré sano y nutritivo para la niña y el niño.

NECESITAMOS: medio calabacín sin piel, (aunque mejor sería si es de cultivo biológico, en cuyo caso NOS comemos la piel), media zanahoria y dos patatas pequeñas (tipo “monnalisa”, de cocer, mejor biológicas). Y esto es INDISPENSABLE: aceite de oliva de primera presión, uno que a los papás y mamás os guste.

Tras hervir las verduras citadas, podéis medir el agua de cocción y añadir al puré de la batidora 1 cacito de leche por cada 30ml de agua, medida, en total 60ml ó 90ml los tragoncetes; como veréis tenemos muchas formas de asegurarnos el aporte de los consabidos  450ml/día con los que toda madre llega a dudar.

Tras batir toda la verdura, con o sin leche, añadimos  2 cucharadas de postre o una mediana, de aceite de oliva CRUDO. Los ácidos grasos contenidos en los aceites de oliva entran a formar parte de nuestra tradicional dieta mediterránea desde tiempos inmemoriales  y sus propiedades en el desarrollo neurológico del sistema nervioso del bebé son de sobra conocidas.

Este puré se puede guardar dos días en nevera, o varios en el congelador, descongelando luego a temperatura ambiente y calentando muy bien para asegurarnos que no se ha agriado ni contaminado, lo probamos siempre.

Añadimos carnes y pescados al menú de nuestros pequeños gourmets: a partir del 6-7º mes de edad.

Con 50 gr de carne por puré estamos ya, haciéndolo  bien, incluso sirve para 2 días, ya que la carne, aun siendo blanca, biológica y muy selecta, no debe exceder en una ración más del 30% de la ingesta del bebé. Me refiero a carne biológica porque sé que está libre de hormonas y elementos indeseables en la dieta de nuestros hijos. Muchos médicos expertos en desarrollo infantil atribuyen, por ejemplo, la aparición precoz de la pubertad precoz y menarquía (1ª regla) a la ingesta de carnes no controladas durante la infancia. Como profesional e incluso como madre, me cuesta pronunciarme, la verdad es imprescindible, porque los estudios a este respecto, no abundan en el entorno científico.

Y también en el pescado nos sirven los 50gr como referencia, siempre blancos, gallo, merluza, lenguaditos, etc. Se ponen 2 patatas laminadas en una cazuela, media zanahoria en rodajas finitas, alguna rodajita de cebolla y hervimos. Se bate todo junto sin sal y con la cucharada de aceite crudo.

Se puede guardar y congelar el puré de pescado siempre que no proceda de descongelación anterior, si el pescado era fresco, bien, si era congelado, nos sirve sólo para hoy y en todo caso mañana.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
5 efectos negativos del tabaco: 5 (+1) razones para dejar de fumar
Siguiente
Bebes prematuros: secuelas y consecuencias para el niño de un parto antes de tiempo