La pérdida de reflejos y la fragilidad de los huesos hacen que las posibilidades de caerse aumenten con la edad. Soluciones como los andadores para ancianos ayudan a que los mayores caminen seguros por la calle, pero también hay otras medidas de prevención del riesgo de caídas en el anciano que debemos tener en cuenta. Son las siguientes:

Medidas de prevención del riesgo de caídas en el anciano

#1 Usar el calzado adecuado

Los zapatos con suela antideslizante son los más adecuados para personas de edad avanzada. El calzado debe sujetar bien el pie (un número más grande puede bailar, creando inestabilidad al andar). En todo caso es recomendable evitar los tacones o calzado alto.

#2 Revisar la vista

Es un hecho que las personas que ven mal tienen más facilidad para caerse, y a medida que envejecemos nuestra vista se deteriora (vista cansada, cataratas…). Por eso los expertos aconsejan acudir al oftalmólogo al menos una vez al año para una completa revisión de la vista.

#3 Hacer ejercicio

Una de las principales causas de la perdida de agilidad es la falta de ejercicio. Adoptar un estilo de vida saludable practicando deporte de forma moderada (andar, estiramientos, yoga…) ayuda a mantenerse en forma y reduce el riesgo de caídas.

A esto hay que añadirle una dieta adecuada y también ejercitar la mente.

#4 Tratar el miedo a las caídas

Cuando una persona mayor se cae es habitual que tenga más miedo a andar por miedo a nuevas caídas, e incluso que evite hacerlo. Hay que evitar que esto ocurra, y para eso lo mejor es hacer que la persona siga andando a menudo. No solo se sentirá más ágil si no que descubrirá que su caída no tiene por qué volver a repetirse.

Prevención del riesgo de caídas en el hogar

La mitad de las caídas en ancianos se producen en el domicilio, por eso es uno de los ambientes donde más hay que cuidar la prevención. Entre las medidas a tomar destacan estas dos:

#1 Evitar obstáculos

Pasillos y suelos deben estar despejados, para evitar tropezones. Si tienes alguna alfombra en casa, mejor retírala, pueden ocasionar resbalones y tropiezos.

#2 Adaptar la vivienda

En el caso de personas con movilidad reducida es fundamental tener una vivienda adaptada. Entre los cambios más habituales están:

  • Cambiar la bañera por un plato de ducha
  • Instalar barandillas de seguridad en el baño
  • Instalar un salva escaleras si es necesario

La prevención del riesgo de caídas en ancianos es clave para evitar accidentes. Tanto si eres una persona mayor como si convives con alguna, ten siempre en mente estos consejos.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Cómo cuidar el corazón y mejorar su salud
Siguiente
Cómo prevenir el Alzheimer con algunos hábitos saludables