Alimentación de los niños de 6 meses a 2 años
Ummm, ¡está de muerte!

A los 6 meses podemos simultanear harinas con frutas, o mezclar ambas, si no le gusta el ácido de las naranjas, os aconsejo empezar con mandarinas, es lo que yo hice hasta que pillé a mi pequeño, que adora los ácidos, dando lametones a medio limón, paradojas de la vida…y lo que se aprende de ellas y ellos, ¿eh?

Puré de frutas

Va muy bien si vuestr@ pequeño gourmet es estreñido.

Necesitamos: media manzana, media pera y medio plátano; se lavan muy bien y se baten, mejor en batidora de hélice inferior al fondo del vaso; para batir se usa zumo de mandarina o leche nº 1, en el caso de las madres que usan sacaleches, ya sabéis que la leche materna sólo se conserva 24 horas sin congelar en la nevera, usadla. Poner más cantidad de frutas y empeñarnos en que la tomen, es casi una tortura para el bebé, si no haced la prueba intentando comer 3 frutas enteras vosotros. No debemos darle más de 1 fruta nueva cada 4 días, dado que si alguna le diese alergia (cada vez vemos más), al introducir varias a la vez, no sabríamos cual es la que le molesta. Estamos en ésa época en la cual amortizamos las batidoras de vaso, en gazpachos para papás y purés para bebés.

NUNCA, con mayúsculas, debemos dar al bebé de ésta edad frutas rojas, sandía, tropicales, fresas, frambuesas, melocotones (son muy alergénicos). Las moras, y demás frutas silvestres, también para más tarde, mejor para el año y medio de vida.

La leche, como alimento conocido, nos sirve además para hacer de vehículo con los alimentos desconocidos, frutas o verduras, es útil asociar sabores conocidos a los que son nuevos para su paladar con el fin de que no extrañe los nuevos. Y como madre os recomiendo que no les “paséis” vuestras preferencias a los niños, es decir, si no me gusta la cebolla y al niño no se la doy, con el tiempo la aborrecerá como nosotras. También reseñar que  algunas verduras de hoja ancha, deben retrasarse en su dieta por ser más indigestas, como las acelgas y espinacas, espárragos, etc. Un puré de puerros que hagáis para la familia os sirve, antes de añadir sal y condimentos, para apartar un poco, añadir leche nº1, batiendo aparte para el bebé. La nata, sal y condimentos varios para los adultos, los ponéis luego en vuestro puré para el resto de la familia.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Bebes prematuros: secuelas y consecuencias para el niño de un parto antes de tiempo
Siguiente
Nuevos avances en el tratamiento para superar la calvicie, a solo un pelo de distancia.