La palabra apnea significa sin aliento. La apnea obstructiva del sueño (AOS) consiste en la aparición de periodos en los que la respiración se detiene 10 o más segundos mientras se duerme. En este post nos centramos en las causas y consecuencias de las apneas del sueño severas.

Apneas del sueño causas

El proptotipo de persona afectada por la apnea del sueño es el de un varón de mediana edad con sobrepeso y que ronca en voz alta. Sin embargo, puede afectar a cualquier persona. El tratamiento por lo general funciona bien.

Cuando dormimos, los músculos de la garganta se relajan. En algunas personas esos músculos se relajan tanto que llegan a obstruir total o parcialmente las vías aéreas. El estrechamiento provoca el ronquido, la obstrucción la apnea (cese momentáneo de la respiración)

Durante la apnea, el nivel de oxígeno en sangre baja y el cerebro manda entonces una alerta para despertar y hacer un esfuerzo extra para respirar. Entonces, la persona comienza a respirar de nuevo con unas cuantas respiraciones profundas. Normalmente se vuelve a dormir de nuevo de forma rápida.

Los factores que aumentan el riesgo de desarrollar AOS son los siguientes:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Beber alcohol
  • Fumar
  • Agrandamiento de las amígdalas
  • Consumo de sedantes
  • Dormir bocarriba
  • Tener mandíbula pequeña

Apneas del sueño severas: consecuencias

Después de cada episodio de apnea la persona se despierta brevemente para volver a respirar. De hecho, tan brevemente que por la mañana no es consciente de la cantidad de veces que se ha despertado durante la noche; pero estas alteraciones del sueño provocan que el descanso no sea completo y la persona se sienta somnolienta durante el día. El grado de somnolencia varía en función de la severidad de la apnea.

Se consideran tres grados de apnea: leve, moderada y grave.

Apnea leve: produce Somnolencia no deseada durante actividades que requieren poca atención. Los ejemplos incluyen somnolencia mientras ve la televisión, leer o viaja en el autobús. Los síntomas producen poco impacto en la vida del afectado.

Apnea moderada: produce somnolencia no deseada ocurren durante actividades que requieren un poco de atención. Los ejemplos incluyen somnolencia incontrolable en conciertos, reuniones o presentaciones. Los síntomas causan un deterioro moderado de la función social o laboral.

Apnea severa: produce somnolencia no deseada o episodios de sueño involuntarios durante actividades que requieren una atención más activa. Por ejemplo, la apnea severa puede provocar somnolencia durante la conducción (algo muy peligroso). Dada su gravedad, los síntomas afectan muy negativamente a la vida del paciente.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Síntomas del embarazo en los primeros días de gestación
Siguiente
Enfermedad o Síndrome de Addison: diagnóstico y tratamiento